Una mujer de arena
nace de las orillas del tiempo
cultivando estrellas de mar
en una nube de misterio

Escribe poemas en su cuerpo
tatuando de ilusiones la arena
en espacios de alma
que la piel espera

Los viajeros silenciosos
escuchan las sirenas
cantando la historia de la arena
seduciendo a las estrellas

La dama seduciente
desnuda su piel al sol,
cómplice de su desnudez
dándole calor a sus letras

Ella sonríe
escribiendo sus poemas
cantos de pasión
en la piel del recuerdo

Los viajeros seducidos
buscan la tierra eterna
una dama de arena
en un mundo de piedra

Sensaciones de sueño
en una nube de misterio
marcan los caminos hacia ella

Ella sonríe al tiempo
jugando con las estrellas
amigas incurables
en este mundo de letras


José Carlos Botto Cayo

LEAVE A REPLY