Encuentro en la Catedral de Lima. Monseñor agradeció gesto del Mandatario y su familia, y brindó bendición especial.

El presidente Martín Vizcarra asistió a la primera misa que el nuevo arzobispo de Lima y primado del Perú, Carlos Castillo, llevó a cabo ayer en la catedral de la capital.

Al finalizar la ceremonia religiosa, el Jefe del Estado y su familia se acercaron al nuevo arzobispo, quien agradeció el gesto de enviarle una carta de felicitación por su nombramiento.

Tras el saludo, monseñor Castillo les dio una bendición especial.

Superar errores

En su primera homilía en la Catedral de Lima, el nuevo arzobispo recordó a los fieles que el mensaje de Jesús es el amor, y que Dios siempre nos espera a pesar de nuestros errores.

“Hay una serie de problemas, hay una serie de heridas en el ser humano que a veces lo hacen ser un árbol malo, y que da frutos malos, pero nosotros no hemos sido creados para dar frutos malos o ser árbol malo. Hemos sido creados para ser hijos y, por lo tanto, todas las heridas y problemas que puedan llevarnos al pecado y al mal son posibles de solucionarse”, señaló.

Invitados

En la misa de ayer estuvieron presentes el padre Gregorio Chisholm, vicario general de Pucallpa, y el padre Heliodoro Gijón Estrada, de la ciudad Campeche – México.

El sábado, en la ceremonia de asunción del cargo, monseñor Castillo reconoció que la Iglesia está en un momento “aciago” en el que hay muchos signos para no creer en ella”, y que la jerarquía eclesial no puede ser cómplice de abusos o delitos, sino más bien debe tener signos de transparencia.

Castillo Mattasoglio fue elegido como arzobispo de Lima el 25 de enero pasado, luego de que el papa Francisco aceptara la renuncia del cardenal Juan Luis Cipriani, quien estuvo al frente desde 1999.