El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió una movilización como “en tiempos de guerra” para hacer frente al covid-19, anunciando un endurecimiento de las normas sobre el uso de mascarilla y una cuarentena obligatoria para los viajeros que entren al país.

Washington, Estados Unidos

AFP

El mandatario dedicó la jornada de gobierno a su prioridad más urgente, la lucha contra la pandemia, en la nación con más muertos.

Al firmar una serie de decretos, Biden anunció que “aquellos que viajen a Estados Unidos desde otro país deberán tomarse una prueba antes de subirse al avión y realizar una cuarentena cuando lleguen”.

Biden explicó que esta medida se debe a las nuevas cepas del virus detectadas en otros países, en un momento en que en Estados Unidos hay más de 400,000 muertos por la pandemia, una cifra que supera la cantidad de soldados de este país fallecidos durante la Segunda Guerra Mundial.

El presidente indicó que firmará una nueva orden “para extender los requerimientos para el uso de mascarillas en los viajes interestatales, en trenes, aviones y buses”.

El mandatario afirmó, además, que se asegurará de que los científicos y los expertos puedan trabajar libres de “cualquier interferencia política y que puedan tomar sus decisiones basados estrictamente en la ciencia”.

Confirmación

Biden también está esperanzado en que los legisladores den luz verde a un cambio radical en la política migratoria, piedra angular del mandato de su predecesor.

Tras haber anulado un decreto que prohibía el ingreso a EE. UU. a ciudadanos de países predominantemente musulmanes, y haber suspendido la construcción del muro en la frontera con México, el mandatario espera que el Congreso apruebe un ambicioso proyecto migratorio.

Este texto proporciona una “vía hacia la naturalización” para los más de 10 millones de inmigrantes en situación irregular que viven en EE. UU., con plazos y condiciones.

El exlíder del Senado, el republicano Mitch McConnell –que ahora dirige una bancada de minoría– prometió trabajar con Biden “siempre que sea posible”.

Celebra decisión sobre muro

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), expresó que ve “muy bien” el plan migratorio del nuevo mandatario de Estados Unidos, Joe Biden, y celebró la suspensión de las obras del muro fronterizo.

“No tenemos nosotros nada que objetar, al contrario. Coincidimos en que eso es lo que debe hacerse. Lo vemos bien, muy bien”, expresó López Obrador.

También está prevista la supresión del programa “Remain in Mexico”, que obliga a los solicitantes de refugio en Estados Unidos esperar su trámite en México, lo que ha dejado varados a miles de migrantes, principalmente centroamericanos, en la frontera.