La venta de vehículos livianos usados (automóviles, camionetas, pick up, furgonetas, SUV y station wagons) reportó un aumento de 80% en el primer cuatrimestre del año, con respecto al similar periodo del 2020, informó la Asociación Automotriz del Perú (AAP).

El gremio señaló que de enero a abril se registraron en total 188,592 transferencias de las unidades.

Según estudios de la institución, al mes se vende más de 45,000 unidades de autos de segundo uso, cifra por encima de los 39,000 que se observaba antes de la pandemia.

El aumento de las transferencias de vehículos livianos usados se explica, principalmente, por la recuperación gradual de la actividad económica en el país luego de la primera ola de contagios de la pandemia del COVID-19, en donde una porción importante de nuestros sectores productivos se paralizó”, mencionó Alberto Morisaki, gerente de Estudios Económicos de la AAP.

Asimismo, Morisaki sostuvo que otro elemento que favorece al incremento de ventas de vehículos usados es “la necesidad de las personas de movilizarse de manera segura en un contexto en el cual el COVID19 sigue latente”.

En ese sentido, el ejecutivo recordó que la adquisición de dichos vehículos permite a los peruanos mantener el distanciamiento social recomendado por las autoridades, y de esa forma reducir el uso del transporte público, mitigando el riesgo de contagio.

De otro lado, el representante de la APP comentó que el mercado de vehículos usados ofrece varios beneficios importantes, entre los que destacan los precios accesibles, la oferta variada y opciones diversas según las necesidades particulares de cada usuario.

Con respecto a sus proyecciones, Morisaki sostuvo que la transferencia de los vehículos usados continuará por una senda alcista en los siguientes meses, en la medida que el nivel de empleo e ingresos de las familias se recuperen.

Sin embargo, también precisó que el actual panorama electoral genera un alto grado de incertidumbre, lo que podría limitar la recuperación de dicha variable.