«No tenemos un automóvil asequible. Eso es algo que tendremos en el futuro. Pero tenemos que reducir el coste de las baterías». Es el centro del plan de ruta de Elon Musk para Tesla. Reducir los costes de fabricación de las baterías para poder ofrecer un modelo de coche eléctrico más barato que pueda llegar al gran público.

Así lo ha afirmado Musk en el mayor evento del año para la compañía, que se ha celebrado en un aparcamiento desde el que los asistentes escuchaban con atención -dentro de sus vehículos- los planes del emprendedor para el medio plazo en Tesla. Y, para conseguir reducir el coste la batería de los Tesla, Elon Musk cree que haría falta multiplicar por 100 la producción actual.

Nada que no se pudiera conseguir con una gran inversión -harían falta 135 fábricas como la que Tesla tiene en Nevada para conseguirlo-, pero que para Musk plantea otra problemática: la demanda de vehículos eléctricos crece más rápido de lo que la industria tiene capacidad de ofrecer. Por eso, los precios de los vehículos ecofriendly suelen ser más altos que los tradicionales.

El plan de Tesla para ofrecer un coche eléctrico asequible

Reducir el coste del kilowatio-hora un 56%. Para ello, Tesla multiplicará su producción, hasta alcanzar los 3TWH en 2030. Hasta entonces, la compañía liderada por Elon Musk intentará reducir los costes optimizando la fabricación de las baterías, su colocación en el coche o mediante los materiales de fabricación.

Un Tesla por 25.000 dólares. Musk ha prometido que su compañía dispondrá de un modelo por 25.000 dólares en 2023 gracias a los cambios que aplicarán en los sistemas de producción de sus fábricas. Esto sería un hito en la historia de la compañía, acostumbrada a ofrecer modelos con un precio bastante por encima. En España, el Tesla Model 3 más básico cuesta alrededor de 50.000 euros.

Baterías seis veces más potentes. Las baterías de la nueva generación de Tesla serán hasta seis veces más potentes que las actuales, y podrían tener una autonomía hasta un 16% mayor. Además, pasarían a ser parte del chasis de los coches en lugar de un peso muerto. Esto permitirá a Tesla ahorrar unas 400 piezas del coche y reducir de forma considerable su peso.

Cuidando el medioambiente. Además de estas novedades, Musk ha anunciado una reducción progresiva en el uso de cobalto hasta su eliminación completa. Por otro lado, desde la compañía creen que se podría extraer hasta un 19% de níquel, un 2% de litio y un 1,8% de cobalto de las baterías antiguas, lo que reduciría de forma considerable los costes y el impacto sobre el medioambiente durante la fabricación de los nuevos modelos.