Antonia Laborde

El huracán Dorian recuperó fuerzas durante la noche del miércoles y escaló a la categoría 3 durante varias horas al paso que avanzaba por la costa sureste de Estados Unidos. Cerca del mediodía de este jueves volvió a ser categoría 2. Las Carolinas serán testigo durante toda la jornada de tormentas tropicales y vientos huracanados. Según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), el ciclón se encontraba esta mañana a 110 kilómetros de Charleston, Carolina del Sur, dirigiéndose hacia el norte con vientos sostenidos de 115 kilómetros por hora. Las autoridades han pedido la evacuación de más de tres millones de personas en Florida, Georgia y las Carolinas. El balance de víctimas mortales en las Bahamas se ha elevado a 20, la mayoría en las islas Ábaco, el archipiélago caribeño que quedó en parte devastado tras el paso de Dorian.

El huracán, que alcanzó la máxima categoría, la 5, en su devastador paso por las Bahamas con vientos de hasta 290 kilómetros por hora, ha seguido su curso por la costa suroeste de Estados Unidos causando menos estragos de los que se pronosticaron en un comienzo. Florida, uno de los cuatro Estados costeros donde hay declarada una emergencia de marejada ciclónica, vio pasar el huracán a una distancia relativamente segura. Luego, la tormenta fortalecida aparentemente rozó Georgia, donde su gobernador, Brian Kemp, levantó esta mañana la orden de evacuación obligatoria para los condados costeros.

Finalmente, en la madrugada de este jueves el huracán azotó la costa de Carolina del Sur, donde unas 830.000 personas han recibido la orden de evacuar. En las carreteras de Charleston, donde se han caído más de 100 árboles, hay pancartas con alertas: “Huracán Dorian / váyanse ahora”. Se espera que el ciclón provoque inundaciones en algunas zonas de Carolina del Sur de hasta 40 centímetros de agua acumulada. Además, marejadas ciclónicas de entre 1,2 y 2,4 metros y ráfagas de viento de 145 kilómetros por hora este jueves. La tormenta ya ha dejado sin electricidad a unos 200.000 clientes en el Estado y a 12.800 en Georgia.

Los sistemas del Centro Nacional de Huracanes muestra que el huracán podría tocar tierra este viernes en los Outer Banks de Carolina del Norte. La Guardia Nacional ha desplegado a 500 soldados en el territorio, según el gobernador del Estado, Roy Cooper. “Es grave y puede ser mortal”, advirtió Cooper, quien instó a los residentes a “ponerse a salvo y permanecer allí”. Por el momento se tiene registro de 20 fallecidos, pero la cifra puede aumentar, adivirtió el ministro de Salud de Bahamas, Duane Sands, quien precisó que las labores de rescate están recién comenzando.

Mientras se intensifica, Dorian también expande su tamaño, con vientos huracanados que cubren más territorio. Ahora se pronostica que podría llegar incluso hasta Virginia a finales de la semana. Según ha dicho el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras recibir el informe diario sobre el huracán, Dorian es “errático, poderoso y lento”. El número de huracanes en el Atlántico Norte se ha mantenido parejo en las últimas décadas, pero la intensidad ha tendido al alza. Dorian es el quinto huracán categoría 5 desde 2016. Ninguno alcanzó ese nivel entre 2008 y 2015, pero entre 2003 y 2007 hubo ocho, entre ellos Katrina, que devastó Nueva Orleans en 2005.