Segura dice que hasta ahora el Gobierno toma medidas mirando algunos árboles y no el bosque completo. Thorne señala que en la reactivación se requiere un plan con un orden de los sectores para retomar su actividad. y Grippa sostiene que cuando se inicie la recuperación, se necesitan medidas para impulsar la demanda.

Se necesitan reglas claras para decisiones sobre el empleo

Alonso Segura, exministro de Economía y Finanzas

Las medidas que anunció el Gobierno están bien encaminadas, pero son insuficientes en escala y cobertura. Hay segmentos que en coyunturas normales uno diría que cubran sus propios riesgos, pero en una coyuntura como la actual deben prestarles atención.

Si bien se está otorgando el bono a personas pobres, quienes pierdan empleo requerirán de medidas más finas como el permitirles liberar de manera gradual el fondo de pensiones en ausencia de un seguro de desempleo. O en el caso de las empresas, ampliar la dilación del pago de impuestos a principales contribuyentes, que también hay algunos que están seriamente golpeados.

Hay un mercado laboral dual que debe verse. Por un lado los informales donde todo es flexible y puede botar un trabajador hoy sin ninguna red de protección. Por otro lado, el sector formal que es totalmente rígido.

“Una medida paliativa es permitir suspensiones de contratos o rebajas de sueldos. Pero el MTPE debe pronunciarse”.

Existe la causal de despido por temas económicos, por fuerza mayor, suspensión de contratos, pero típicamente el MTPE, el Poder Judicial y el Tribunal Constitucional no te autorizan a tomarlas. El Ejecutivo necesita tomar una posición en este tema y ver dónde es necesario clarificar estas causales.

Es preferible que una empresa en problemas reduzca la mitad del personal, pero siga facturando y mantenga sus pagos a proveedores, a que cierre o quiebre. Es una decisión impopular, pero se debe de tomar.

La banca debe comprar las facturas del Mypes para reducir ciclo de pagos

Alfredo Thorne, exministro de Economía

El Gobierno está en el camino correcto con las medidas que viene aplicando, aunque por el lado sanitario, así como en Lima se viene implementando un gran centro para atención de pacientes con coronavirus, que será la Villa Panamericana, se deben hacer centros parecidos en regiones, clasificando por macrorregiones pueden ser cuatro o cinco.

A nivel de personas, el tema de bono es importante aunque para evitar la movilización de las personas pudo entregarse a través de los municipios que son quienes conocen donde están los pobres de sus jurisdicciones.

“El estímulo debe empezar por la población vulnerable y ayudar a que las empresas se ajusten en la parte financiera”.

Para las empresas, la mejor forma de ayudar a las Mypes, más que un fondo para créditos, es comprándoles las facturas que son de grandes empresas que tengan un buen récord crediticio. Cofide puede lanzar una convocatoria y comprar las facturas por intermedio de la banca. Esto les otorga liquidez inmediata y reducir su ciclo de pagos en 70 días evitando que se rompa la cadena de pagos.

En el plano laboral hay medidas que se pueden tomar, sin pensar en cambios en la legislación vigente.

Por ejemplo, se puede posponer el pago de EsSalud y el aporte de AFP y de esta manera se le da un alivio al trabajador formal. La gran preocupación es que reduzcamos la fuerza laboral. Pensar en un reforma laboral hoy día, es imposible.

La bajada de tasa de interés mejora condiciones de financiamiento

Francisco Grippa, economista principal del BBVA Research

En el Gobierno se está viendo un esfuerzo por contener la propagación del virus y moderar el impacto económico de esta decisión, tratando de darle un puente a las familias y empresas hasta salir de esta situación. Hay que ir primero a los más débiles que son los más pobres y las micr‘o y pequeñas empresas.

Pero también se debería pensar en los más grandes, en el caso de las empresas, en caso esta situación se alargue, porque son estas empresas las que sostienen el empleo formal. Más que el diseño y el financiamiento, es clave la ejecución para llegar con cirujía a donde queremos llegar.

La reactivación de la economía ya tiene algunas medidas concretas. La bajada de la tasa de interés del BCR lo que favorece a que las condiciones de financiamiento para familias y empresas, que buscan recursos para capear la emergencia, no se deterioren y equilibra las variables de riesgos que podrían incrementar la tasa que ofrecen las entidades financieras.

“El choque de oferta y del demanda local van a pasar con la cuarentena. Hay que darle soporte monetario y fiscal”.

Además, la reducción de la tasa de interés y que el BCR haya dejado abierto la posibilidad a una nueva rebaja, le da soporte a la recuperación pos emergencia sanitaria, porque en ese momento habrá un rebote de la economía y si tienes una tasa más baja favorecerá a un repunte más pronunciado, sobre todo por el gasto del sector privado.