Comercio. La ciudad peruana es zona libre de impuestos. Los productos que importa son baratos. Empero no hay compradores. Clientes eran chilenos que no ingresan por el cierre de la frontera.

El comerciante Raúl Chata Condori tiene 20 años trabajando en la feria “El Bosque”. Por segundo año, debe sacar adelante una campaña navideña sin el turismo chileno prohibido de ingresar a Tacna desde marzo de 2019 con el cierre de frontera.

La situación es difícil. Los chilenos eran buenos clientes. No hay demanda que haya cubierto esa ausencia.

El Bosque está ubicado en la Av. Coronel Mendoza, en el corazón de la zona comercial tacneña. Ofrecen todo tipo de decoración navideña, árboles, regalos, muñecos y nacimientos. Antes de la COVID-19, los productos provenían de China, desembarcaban en los puertos de Chile y se transportaban vía terrestre hacia Tacna.

Retiran cercos y alambres de púas que instalaron irregularmente en Sacsayhuamán

Chata explica que por los altos costos del flete marino y restricciones para ingresar a Chile por vía terrestre, en esta temporada, las importaciones son pocas. A ello se suma que la producción china, en el rubro de decoración, disminuyó por la pandemia.

“Antes podíamos viajar (a China), y escoger nuestra mercancía, revisar, ver los detalles. Con lo del COVID, no se puede viajar como antes, así que ahora compro mi mercancía de Lima. Producen muñecos, adornos y hasta luces. Como vieron que había demanda, se pusieron las pilas”, relata Chata.

Cifras

Las mercancías importadas de Asia ingresaban al país a través de la Zona Franca de Tacna, exonerados de impuestos, el general al consumo (19%) y selectivo al consumo. Solo pagan un arancel especial de 6%. Pero cierto tipo de productos puede acogerse a ese beneficio (denominados partidas arancelarias).

El presidente de la Zona Franca de Tacna, Aldo Fuster Ocaña, sostuvo que en cifras, su institución ha reportado mejores números que el 2020 y 2019, en cuanto a la recaudación del arancel especial pero hay variantes que favorecen ese repunte.

El primero de ellos, el tipo de cambio, un dólar con precio alto eleva la recaudación. La segunda variante es el coste del flete para el traslado de mercancía.

“El flete antes costaba 2,000 dólares, ahora el usuario que trae de China está pagando 18,000 dólares y ese monto también se va al cálculo del impuesto (…) la Zofra podría cerrar con 28 millones de soles de recaudación, tres millones por encima del promedio.”, dijo Fuster.

Futuro

Pero hay una buena noticia para los importadores. Esta semana, se aprobó nuevas partidas arancelarias. El Ministerio de Economía y Finanzas promulgó el decreto supremo 347-2021 que permitirá el ingreso de nuevos productos a la zona franca pagando solo el 6% de arancel especial. Entre ellos figuran termómetros electrónicos, tacómetros, neumáticos para automóviles, papeles para la imprenta, bombas de agua, compresores de aire, las termas a gas, pistolas de soldar eléctricos y cámaras de seguridad.

Por ahora la frontera terrestre con Chile continúa cerrada. En 2019, más de un millón de personas pasaron por Control Fronterizo de Santa Rosa y comerciantes como Raúl Chata esperan que ese flujo de viajeros se recupere. Mientras tanto, sus esfuerzos se concentrarán en mantenerse de pie.