La Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) fijará canales para la denuncia de actos de soborno y otros tipos de corrupción, asegurando la confidencialidad de la información, sin temor a represalias.Esto como parte de la ejecución de su política antisoborno aprobada por la entidad recaudadora para fortalecer la integridad y transparencia de sus actividades, y combatir cualquier acto de corrupción, implementando modelos preventivos.

De ahí que esta política constituye el paso inicial para la implementación progresiva y certificación del Sistema de Gestión Antisoborno ISO 37001, teniendo en cuenta que la difusión de este sistema estará a cargo de la Oficina de Fortalecimiento Ético y Lucha contra la Corrupción (Ofelccor).

Lineamientos

La Sunat declara, entonces, su firme rechazo a los actos de soborno y los distintos tipos de corrupción, y asume diversos compromisos, refiere la Resolución de Superintendencia N° 167-2019/Sunat, con la cual se aprueba la citada política.

Entre ellos promover y desarrollar una cultura responsable, rechazar ser parte de actividades de soborno, impulsar la integridad de todos sus colaboradores, destacar los valores institucionales y el cumplimiento del Código de Ética de la función pública, y aplicar medidas disciplinarias sin distinción del régimen laboral.

También se compromete a implementar acciones y controles para prevenir, detectar y enfrentar posibles casos de soborno y los distintos tipos de corrupción e informar de manera efectiva a las autoridades administrativas de la institución y judiciales cuando corresponda.

Además, a garantizar la autoridad e independencia del equipo a cargo de los controles, así como la correcta implementación y mejora continua del sistema de gestión antisoborno.

La puesta en marcha de una política antisoborno por parte de la administración tributaria constituye una acertada medida como muestra de buena voluntad, aunque su aplicación estará amarrada a un tipo de sanciones, comentó el tributarista José Verona.

Para tener en cuenta

Más allá de las infracciones o sanciones que puedan delimitarse como parte de una política antisoborno, conviene que la administración tributaria haga públicos los mecanismos preventivos de actos de corrupción, indicó Verona. Como, por ejemplo, las cláusulas antisoborno que utilizará la administración tributaria en los contratos de trabajo a plazo indeterminado, a plazo fijo y en los contratos CAS con su personal, así como las cláusulas anticorrupción en las compras y adquisiciones, refirió.