Una investigación de PwC revela que los ingresos por servicios de transmisión de contenido multimedia crecerán más que la televisión tradicional en el país.

El estudio Global Entertainment & Media Outlook 2019-2023, elaborado por la firma PwC,  revela que si bien los ingresos de la televisión tradicional en el Perú aumentarían 1.16% en el 2023, los servicios de streaming podrían conquistar un crecimiento de 19% para ese período.
Américo Vallenas, director de Estrategia de Negocios de PwC, explicó a El Peruano que los ingresos de estas plataformas alcanzarán los 89 millones de dólares para el 2023 en el país.
Así, los servicios de streaming como Netflix, HBO Go, Crunchyroll, entre otros, vienen ganando mayor popularidad.
Para el 2023 se estima que el Perú será el segundo país con más crecimiento en la región en cuanto al uso de sitios de streaming. Argentina se ubicará primero, con un aumento de 22.87%.
A escala global, se espera un crecimiento del 13.77%, esto generará un total de 72,754 millones de dólares de ingresos.
Atención al público
En su opinión, la ventaja de esta opción frente a la TV tradicional es la personalización del contenido.
“El streamer podría caracterizarse por ser una persona muy selectiva y un consumidor de contenidos voraz. A pesar de que el público en general aún mantiene experiencias comunes al ver eventos de gran alcance –como la final del Mundial de fútbol en el 2018 (vista por 1,120 millones de personas)–, la tendencia va hacia la creación de un menú personalizado y un consumo a ritmo propio”, sostuvo.
A ello se suma el uso de análisis de datos y la inteligencia artificial para determinar sugerencias a los consumidores, y la apuesta por la tecnología e interacción para captar audiencias.
“La tendencia en sí es el crecimiento de las plataformas on-demand. Grandes cadenas, como Disney y HBO, han sacado sus plataformas para competir con las ya establecidas”, dijo.
Sin embargo, aclaró que estos servicios son “una evolución y una opción más” para los consumidores, que todavía continúan viendo televisión. “Son plataformas que tienen efectos una sobre la otra, pero que también pueden ser complementarias entre sí”, puntualizó.