Crack The Code es una de las 20 finalistas de la Copa Global Silicon Valley

Killa Cuba

Desde que fue fundada en 2018, Crack The Code apuesta por reducir la brecha de inclusión tecnológica dictando cursos de informática y programación para niños y adolescentes. Por su innovadora propuesta, la startup peruana es una de las 20 semifinalistas en la Copa Global Silicon Valley (GSV) 2022, el concurso más importante de empresas de tecnología educativa.

En entrevista con la agencia Andina, María del Mar Vélez, fundadora y CEO de Crack The Code, contó que esta startup surgió como un emprendimiento con enfoque social. Su objetivo es difundir la importancia de cultivar conocimientos en ciencias de la computación desde una edad temprana.
La iniciativa salió adelante gracias al cofinanciamiento del programa ProInnóvate, del Ministerio de la Producción, a través del concurso Startup Perú.
 
Habilidades para el futuro
En plena era de transformación digital, la fundadora de Crack The Code sostiene que urge tomar acción para otorgar herramientas a los más pequeños a fin de que en su vida profesional puedan desenvolverse satisfactoriamente en industrias que cada vez más comienzan a depender de la tecnología.
“La realidad es que hoy la programación es tan importante como el inglés. Puede que no sean programadores, pero es fundamental que ellos sepan, no solo consumir tecnología, sino cómo crearla y saber cómo funciona”, afirma.
Aprender programación durante la niñez o adolescencia- agrega Vélez- permite desarrollar habilidades como el pensamiento computacional, que desafía a los alumnos a aprender a deconstruir problemas, analizarlos por partes y plantear una solución de manera ordenada.
Además, adquirir conocimientos en esta área también es una forma de impulsar la creatividad. “Con la tecnología no hay  límites, todo se puede lograr y queremos que los estudiantes sepan cómo crear y que lo imaginen hasta el infinito”, sostiene Vélez. 
Convencer a los padres de la importancia de cultivar habilidades informáticas es uno de sus principales desafíos. “Lo que hacemos con mucha fuerza es educar a padres de familia, instituciones educativas, empresas sobre qué es y porqué es importante saber de programación”, indica.
A lo largo de estos cuatro años, Crack The Code ha  ido perfeccionando su metodología y currícula para adaptarse a las necesidades de los más pequeños. Cuentan con un equipo de pedagogía que se encarga de elaborar las estrategias y adaptar las plataformas para dictar las clases.
Cuando inició la pandemia, la startup peruana tuvo que adaptar su metodología a la virtualidad y eso les ha permitido seguir creciendo y contar con alumnos de más de 20 países.
Hasta la fecha han dictado cursos a más de 6500 estudiantes y el Perú continúa siendo su mercado más importante, pero ya comenzaron a expandir sus operaciones en otros países de la región como México y Colombia.
Además, de ofrecer cursos online para niños y niñas desde los 5 años, la startup también financia iniciativas sociales y becas en alianzas con otras empresas e instituciones.
Entre los líderes de la tecnología educativa
Tras un largo proceso de selección,  Crack The Code, junto a la startup peruana uDocz, fue elegida como una de las 20 mejores propuestas de las 750 que se presentaron en la Copa Global Silicon Valley (GSV) 2022. El premio al ganador será de 1 millón de dólares en efectivo y créditos.
Este importante evento, organizado por la Universidad Estatal de Arizona y el Fondo de Capital de riesgo GSV Ventures, reúne a inversionistas y a los mejores emprendedores del rubro de la tecnología educativa del mundo.
María del Mar Vélez viajó hasta Estados Unidos para realizar una presentación hoy martes, 5 de abril, ante el jurado.
“Lo más importante es el reconocimiento que vamos a recibir, estaremos rodeados de toda la gente que es líder en este sector y para uno que quiere crecer en el mundo de la educación siempre es fundamental aprender de ellos”, sostiene Vélez.
Revisa más noticias sobre ciencia, tecnología e innovación en la Agencia Andina y escucha historias inspiradoras en Andina Podcast.