Javier Artica

La acuicultura es uno de los sectores que pueden ayudar a revertir la situación de crisis sanitaria, económica y laboral que afecta al país. Así lo estimó Cayetana Aljovín, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP).

Es una industria con mucho potencial, porque tenemos todas las fortalezas para convertirnos en un jugador de talla mundial”, refirió.

Sin embargo, Aljovín indicó que este sector se encuentra desprotegido, debido principalmente al desconocimiento de la actividad por parte de muchos organismos públicos y privados.

La acuicultura es la crianza de organismos acuáticos, como peces, crustáceos y moluscos, así como plantas acuáticas.

Por ejemplo, mencionó que en la ley permite utilizar las concesiones de acuicultura como garantías prendarias, sin embargo, no existe ni una sola que haya sido aceptada como tal.

Se necesitan iniciativas público-privadas que promuevan investigación en programas genéticos que permitan producir, en el Perú, semillas para la actividad acuícola. Hoy, tanto los productores de trucha como los de langostinos –las especies de mayor cosecha– importan las ovas”, manifestó.

Asimismo, precisó que se necesitan medidas urgentes como dotar de liquidez a la acuicultura, para lo cual deberían generarse fondos de financiamiento a bajo costo; y revisar los procesos de devolución de impuestos para que sean menos engorrosos.

A nivel de exportaciones, pidió un rol más proactivo del Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes) para solucionar los problemas en los mercados de destino.

Destacó que entre las especies más cultivadas en el Perú, se encuentran el camarón, las conchas de abanico, las truchas, la tilapia, y algunos peces amazónicos.