La actual ola del nuevo coronavirus en el Amazonas brasileño es peor que la que sufrió la región entre abril y mayo, y el sistema sanitario corre el riesgo de “implosionar”, advirtió el director de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan.

Ginebra, Suiza

AFP

La situación crítica en toda Sudamérica no puede achacarse exclusivamente a la nueva variante del covid-19 detectada en la región brasileña, sino al incumplimiento de las restricciones en vigor, añadió el experto.

“La situación en Amazonas, y particularmente en Manaos, se ha deteriorado significativamente en las últimas dos semanas”, constató Ryan en una teleconferencia de prensa.

“De continuar así las cosas, claramente vamos a ver una ola que será peor que la ola catastrófica en abril y mayo”, añadió. “Sería en sí misma una tragedia”, explicó Ryan.

Escasez

“Falta suministro de oxígeno, de guantes” describió el responsable de la OMS. “Y otro problema: los trabajadores sanitarios se infectan” como sucedió en el pasado.

Cuando esos trabajadores y los empleados de laboratorios empiezan a enfermar masivamente, “todo tu sistema [sanitario] empieza a implosionar”, dijo Ryan.

El estado de Amazonas fue uno de las más afectados en la primera ola de la pandemia, con camiones frigoríficos habilitados para conservar los cuerpos en espera de inhumación y la situación volvió a empeorar dramáticamente en las últimas semanas.

Los temores se acrecentaron con la identificación de la región como origen de una variante brasileña del virus, que según los científicos puede ser más contagiosa.

Balance

La cifra de fallecidos por el covid-19 superó los dos millones en el mundo. De los 2 millones 66 fallecidos, Europa aparece como la región más castigada con 650,560 muertes, seguida de América Latina y el Caribe (542,410) y Estados Unidos y Canadá (407,090), según un recuento.

Europa superó los 30 millones de contagios, y entre los países que experimentaron alzas preocupantes en los últimos siete días destaca España, donde los contagios aumentaron un 168% y hubo más de 193,000 nuevas infecciones, seguida de Portugal y Bélgica. Pero la situación también es grave en Alemania, donde se superaron los dos millones de infectados.