Entre 2013 y 2016, el Banco Central de Reserva del Perú estableció medidas de desdolarización de la economía con la finalidad de reducir la exposición al riesgo cambiario crediticio.

Desde entonces, se redujo la tasa de crecimiento del crédito en dólares, especialmente durante el periodo 2015-2016. Según el último reporte semanal de Sctoaiabank, desde auel entonces se registró “un cambio generalizado en la tendencia de la dolarización del crédito bancario tanto a nivel empresas como personas”.

En el caso de las empresas, el ratio de dolarización “disminuyó de 59% a 44% entre el 2013 y el 2019”. El crédito a las medianas empresas es el segmento que más se ha desdolarizado, pues registró una caída de 24 puntos porcentuales entre el 2013 y el 2019.

“El crédito a pequeña y microempresa es el segundo segmento en alcanzar una menor dolarización (cayó 15 p.p.), corporativo y grandes empresas también muestran una caída importante de la dolarización. La dolarización de los créditos dirigidos a las Pymes es la menor del segmento empresarial ubicándose en 4.3% a agosto 2019”, sostiene el reporte realizado por Wendy Villar, Analista del Sistema Financiero de Scotiabank.

En el caso de la dolarización del crédito a las personas, se explica por una importante reducción de la dolarización del crédito hipotecario y de consumo en 27.9 puntos porcentuales y 5.9 puntos porcentuales, respectivamente.

“Es beneficioso que el ratio de dolarización continúe cayendo, ya que así se evita que los préstamos a personas puedan sufrir algún inconveniente por la volatilidad del tipo de cambio que impactaría en el valor de los activos o pasivos de los agentes económicos, lo que eventualmente puede generar situaciones de insolvencia”, indican.

Si bien no hay una meta explícita del nivel de dolarización para las economías, el nivel apropiado sería alrededor del 20%, aseguraron los expertos.