El Ministerio del Interior ucraniano advirtió que si los depósitos radiactivos resultan dañados, “el polvo nuclear puede propagarse por el resto de Europa”.

El asesor del Ministerio del Interior de Ucrania, Antón Gueraschenko, informó hoy que las tropas rusas han invadido la zona de exclusión de la central nuclear de Chérnobil, escenario del peor accidente nuclear de la historia.

“La Guardia Nacional, que se ocupa de garantizar la seguridad de los depósitos de vertidos radiactivos, está combatiendo con todas sus fuerzas”, escribió en un comunicado.

El funcionario advirtió que si los depósitos con restos radiactivos resultan dañados, “el polvo nuclear puede propagarse por todo el territorio de Ucrania, Bielorrusia y los países de la Unión Europea”.

Luego, el presidente ucraniano Volodimir Zelenski dijo que las tropas de su país está combatiendo para que las fuerzas rusas no tomen el control de la planta de Chérnobil.

“Las fuerzas de ocupación rusas están tratando de tomar Chernóbil. Nuestros soldados están sacrificando sus vidas para que la tragedia de 1986 no vuelva a ocurrir”, escribió Zelenski en Twitter, en referencia a la fecha de aquel desastre.

Las autoridades ucranianas informaron que las topas rusas entraron a esta zona a través de la frontera con Bielorrusia.

La zona de exclusión de Chernóbil, que se encuentra separada de territorio bielorruso por el río Prípiat, que da nombre a la ciudad en la que vivían los trabajadores de la planta soviética, es patrullada desde hace semanas por la guardia nacional ucraniana.

En previsión de un posible ataque, el pasado viernes las autoridades ucranianas suspendieron los viajes turísticos a la zona de Chernóbil, un destino muy popular entre los turistas extranjeros en los últimos años.

Un sarcófago de fabricación francesa cubre ahora el averiado cuarto reactor nuclear, que en 1986 esparció hasta 200 toneladas de material con una radiactividad de 50 millones de curies, equivalente a 500 bombas atómicas como la lanzada en Hiroshima.

Con información de EFE y AFP.