Las necesidades de control administrativo y financiero en las empresas se han incrementado. Ante ello, se han desarrollado estrategias que procuran minimizar contingencias tributarias y maximizar sus recursos y resultados.

Así, aparece una herramienta que genera gran interés y aceptación: la Auditoría Tributaria Preventiva (ATP), explica la gerenta general de Quantum Consultores, Marysol León.

Obligaciones

Esta alternativa consiste en revisar la correcta determinación de las obligaciones sustanciales y formales a las que se encuentran afectas las empresas utilizando técnicas y procedimientos de auditoría, que culmina con la emisión de un informe que contiene los siguientes elementos: diagnóstico de la situación tributaria de la empresa, análisis del riesgo tributario y de las responsabilidades de los ejecutivos y recomendaciones y posibilidades de lograr ahorros tributarios dentro de la ley.

Es importante tomar interés en el último punto denominado Planeamiento Tributario, ya que determina si la empresa no ha pagado más de lo que le corresponde, al verificar que ha afectado solo a las operaciones gravadas, y ha utilizado de forma correcta los beneficios tributarios que otorga la legislación fiscal.

Así, con los resultados de esta ATP, la empresa podrá prevenir contingencias.

En ese sentido, las empresas deben desarrollar la cultura de la prevención, que no solo ayuda a reducir o eliminar ineficiencias tributarias, sino que también permite obtener ahorros tributarios lícitos, siempre que se cumplan las siguientes premisas: se debe cumplir la ley, se debe realizar el acto y las transacciones deben ser a valor de mercado.

El objetivo es verificar que se han afectado con el impuesto a la renta solo las operaciones gravadas, si han utilizado de forma correcta los beneficios tributarios que otorga la legislación fiscal, si se han realizado las deducciones tributarias, los saldos a favor, los créditos tributarios, las pérdidas tributarias, entre otros; que muchas veces no se utilizan y que la ley los permite.

“Posteriormente, con los resultados de esta ATP, las compañías podrán prever eventualidades desfavorables, incluso mejorar procesos o levantar observaciones para que luego en una fiscalización se consiga el menor costo tributario posible”, dijo.

León agregó que la ATP se ha convertido en una importante herramienta para la gestión de negocios que muchas empresas o sus contadores desconocen y no utilizan; y que está comprobado que el mejor planeamiento tributario consiste en aplicar de manera adecuada lo que establecen las normas legales”, puntualizó.

El objetivo es desarrollar una cultura de la prevención que elimine ineficiencias.