A poco más de un mes de haber emitido una carta en la cual comunicaba su renuncia a la vicepresidencia de la República, aún no hay claridad sobre el lugar de Mercedes Araoz en el Ejecutivo.

La también integrante del Congreso disuelto dio a conocer su dimisión en una misiva dirigida al titular de la Comisión Permanente del Parlamento, Pedro Olaechea el pasado 1 de octubre.

Este, sin embargo, indicó que no se podía aprobar la misiva ya que Araoz juró ante el pleno del Congreso, y esta sería la única instancia que puede aprobar su pedido. Agregó que “cuando el pleno se restablezca” la solicitud sería vista.

Por todo esto, el presidente Martín Vizcarra solicitó al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos una opinión consultiva sobre la situación de Mercedes Araoz, la misma que se conoció este sábado en una entrevista brindada por la titular del Minjus, Ana Teresa Revilla, a El Comercio, en la que señala que Araoz continuaría siendo vicepresidenta.

En diálogo con El Comercio, el constitucionalista Luciano Lopez señaló que la Constitución fija los criterios frente a la renuncia del presidente en el artículo 113; no obstante, no establece textualmente las acciones a adoptar respecto a la dimisión de los vicepresidentes.

Por ello, dijo no coincidir con la posición del Minjus, pues “no es necesario que se exija algo que no está previsto”. “El ministro de Justicia es el asesor jurídico del Estado y es respetable la opinión de la ministra, pero me permito discrepar”, agregó.

En contraste, el constitucionalista Natale Amprimo coincidió con la posición de Revilla pues indicó que las mencionadas dimisiones “no dependen únicamente de la voluntad del renunciante, sino que además tienen que ser aprobadas por el Parlamento”.

“La vicepresidenta continúa siendo la vicepresidenta, por lo tanto si se produce una vacancia o el mandatario viaja, ella es quien debe asumir el despacho presidencial”, opinó.