El Gobierno pidió hoy al Congreso de la República facultades delegadas para legislar en materia tributaria. Una de las propuestas incluye una modificación en el Impuesto a la Renta (IR), en lo concerniente a las rentas de primera y segunda categoría.

Estos dos tributos corresponden a los ingresos obtenidos por arrendar o vender inmuebles. Específicamente, la primera categoría es para los alquileres, y la segunda para la venta. Actualmente, la tasa impositiva es de 5%.

“Sobre las rentas de primera y segunda categoría nosotros pensaríamos aumentarlas ligeramente, no más de 10% a lo máximo”, señaló hoy el ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke, en conferencia de prensa.

De acuerdo a Roberto Casanova-Regis, socio de Tax Advisory & Consultoría Tributaria Procesal de KPMG en Perú, esta medida va a generar dos situaciones: mayor evasión tributaria y un aumento en el precio de alquiler de las viviendas.

“Parte de la economía informal es el arrendamiento. Muchas personas viven de eso y no pagan el IR correspondiente. Entonces tienes a contribuyentes formales e informales, y todos tienen que pagar”, indicó el experto a este diario.

“El formal lo va a trasladar [el nuevo impuesto al arrendatario]. Pero también se va a generar un mayor incentivo para la informalidad, con los riesgos que esta conlleva”, agregó.