El Gore-Ejecutivo de esta semana es especial, porque se trata del primer encuentro que reúne a las autoridades salientes y a las entrantes.

Así es, se trata de un Gore de transición que empezó hace dos meses con un programa de inducción a las nuevas autoridades a escala nacional. Lo que busca el Gobierno es que ese bache, ese cambio de gestión, natural en toda administración, tenga el menor impacto posible. Hemos ayudado a las autoridades salientes a dejar la casa ordenada, y a las autoridades entrantes a poder recibir la mayor información posible, para empezar el primero de enero con todas las energías.

¿Qué se espera inculcar en el trabajo de los gobernadores entrantes?

–Tres cosas, la primera que interioricen el estilo de trabajo que representa el Gore, y que reúne a gobernadores y ministros. Vamos por el noveno encuentro de este tipo y las nuevas autoridades deben entender esta dinámica de trabajo. Lo segundo es trabajar con ellos los proyectos de continuidad, y algunas políticas públicas que veníamos avanzando con sus antecesores.

El tercer objetivo ya lo dijo el presidente [Martín] Vizcarra en su mensaje al país, que conozcan y hagan suyas las recomendaciones de la Comisión de Fortalecimiento de la Descentralización, en la definición de competencias y predictibilidad de recursos. Las conclusiones de esta comisión serán públicas a partir de lunes o martes.

–El temor en este cambio de gestión es que retarde la ejecución de obras de inversión, por efectos de una nueva administración.

–Y no solo por eso, sino por el volumen de inversión. Este año el Gobierno central ha transferido 10,000 millones de soles a las regiones, y si bien no se ha ejecutado al ciento por ciento, lo que queremos asegurar es que las nuevas autoridades, desde su primer día de gestión, puedan utilizar estos recursos para continuar trabajando, y no interrumpir las obras.

Este año la ejecución en regiones ha estado alrededor de 70%, lo cual es bueno, porque es superior al 2017, pero además por un mayor volumen de presupuesto.

La meta al 2019 es superar esta cifra, y para ello los gobernadores van a encontrar en el presupuesto de sus regiones partidas ya programadas para empezar a trabajar de inmediato. Los recursos del canon también serán programados con anticipación. El volumen de inversión el próximo año debería estar entre los 35,000 y 40,000 millones de soles.

–¿Qué cambios necesita el proceso de descentralización?

–Un cambio fundamental, que ya lo hemos acordado con gobernadores y alcaldes, es clarificar las funciones en los tres niveles de gobierno. Hay mucha superposición de funciones, el alcalde hace lo mismo que el gobernador, y este duplica al ministerio. Hay que ponernos de acuerdo qué hace cada uno, pensando no en cómo repartirse la torta, sino en cambiar las condiciones de vida del ciudadano.

Un segundo aspecto es mejorar la predictibilidad de los recursos, trabajar para que el gobernador y el alcalde sepan con anticipación el presupuesto que va a recibir, la modalidad, de tal manera que pueda programar su ejecución.

Lo tercero, que me parece fundamental, que las políticas públicas para una región deben hacerse desde los territorios, que las autoridades locales conversen y definan sus prioridades, con el acompañamiento del Gobierno central.

–Ahora que se va a nombrar una comisión para evaluar la reforma política, ¿debería incluirse en ese análisis la posibilidad de restablecer la reelección de los gobernadores?

–Como ya lo han señalado el presidente Vizcarra y el jefe del Gabinete, César Villanueva, Ejecutivo somos todos, el presidente, el gobernador y el alcalde, y esas autoridades deben trabajar juntas y con las mismas reglas. En la medida que tengamos una norma que prohíbe la reelección para un conjunto de autoridades elegidas, esas reglas deben mantenerse en todos los niveles.

Lucha contra la corrupción será el tema principal

Como no podría ser de otra manera en el gobierno de Martín Vizcarra, la lucha contra la corrupción será un tema central en la reunión de los ministros con los gobernadores regionales que inician funciones el 1º de enero.

En el encuentro participará el contralor Nelson Shack, quien expondrá a las autoridades la política en general de la Contraloría para la fiscalización de los gobiernos regionales.

Edgardo Cruzado, secretario de Descentralización de la PCM, señala que en líneas generales la política del Gobierno en materia de regiones es disminuir los espacios proclives de corrupción en los gobiernos regionales, especialmente en propiedad de tierras y catastro; y conseguir que la Contraloría intervenga de manera dinámica en los procesos de contrataciones y adquisiciones.

En ese sentido, refiere que hay un trabajo bien coordinado de la Secretaría de la Integridad de la PCM para generar políticas de integridad en todos los niveles de gobierno, y eso pasa por identificar y reducir los riesgos de corrupción, tanto en los gobiernos regionales como en toda la administración pública. Cruzado señala que es un error creer que los mayores niveles de corrupción están en los gobiernos subnacionales. Lo que está probado es que los problemas de corrupción en general son asociados a la administración, más allá del nivel de gobierno que sea.