Inafectación se aplica para el funcionamiento de centros de enseñanza.

Las adquisiciones de inmuebles que realicen los promotores de centros educativos para destinarlos única y exclusivamente al funcionamiento de esas instituciones se encuentran inafectas del impuesto de alcabala.

Esta constituye la principal conclusión que se desprende de la Resolución del Tribunal Fiscal N° 03309-7-2019, con la cual se declaran fundadas diversas solicitudes de devolución de ese tributo respecto de la adquisición de un conjunto de predios ubicados en distintos distritos de Lima Metropolitana.

FundamentoConforme al artículo 19 de la Constitución, las entidades educativas constituidas conforme a la legislación de la materia gozan de inafectación de todo impuesto directo o indirecto que afecte los bienes, actividades y servicios propios de su finalidad educativa y cultural.

En ese contexto, el literal e) del artículo 28 del Texto Único Ordenado (TUO) de la Ley de Tributación Municipal señala que se encuentra inafecta al pago del impuesto de alcabala la adquisición inmobiliaria que efectúen las entidades educativas, conforme a la Constitución.

Ante ello, el Tribunal Fiscal (TF) estableció que si bien la autorización para la apertura y funcionamiento de un centro educativo es otorgada por la Dirección Regional de Educación, esta autorización no le otorga al centro educativo la calidad de persona jurídica.

Prueba de esto es que los centros educativos están imposibilitados de realizar actos jurídicos, tales como la adquisición de inmuebles, indicó el tributarista Percy Bardales al comentar la resolución del colegiado administrativo.

Por tanto, el TF concluyó que los actos de disposición deben ser realizados por el promotor del centro educativo, persona jurídica constituida y cuyo objeto social está previsto para tal efecto.

Así, dicho tribunal determinó que la inafectación prevista en el artículo 19 de la Constitución en favor de las entidades educativas recae automáticamente en el promotor del centro educativo del que fuera titular, detalló Bardales, quien se desempeña como socio de EY-Perú.

De lo contrario, es claro que la inafectación sería inaplicable, considerando que el centro educativo no tiene personería jurídica, agregó el tributarista.

A tener en cuenta

El impuesto de alcabala es de realización inmediata y grava las transferencias de propiedad de bienes inmuebles urbanos o rústicos a título oneroso o gratuito, cualquiera sea su forma o modalidad, inclusive las ventas con reserva de dominio.

Sin embargo, la primera venta de inmuebles que realizan las empresas constructoras no se encuentra afecta a dicho tributo, salvo en la parte correspondiente al valor del terreno. La tasa de este impuesto es de 3%, que es de cargo exclusivo del comprador.