Preparados. Médicos Grace Escobedo y Mario Candiotti, y enfermera Miriam Ortiz, señalan estar tranquilos pero no bajan la guardia, pues sus familiares siguen siendo vulnerables. Viceministro Minaya estima que segunda dosis se aplicará desde el 2 de marzo.

La médico Grace Escobedo fue vacunada el 9 de febrero, el primer día de la jornada de inmunización, poco antes que el presidente Francisco Sagasti.

Haber recibido la primera dosis de la vacuna la hace sentir más segura, pero no descuida ninguna medida de bioseguridad.

Desde que se inició la pandemia es médico auditor en la clínica Ricardo Palma y se encarga de organizar y coordinar la respuesta en la atención de pacientes con Covid-19.

Sabe que está en riesgo constante, por lo que no visita a sus padres y abuelos desde el año pasado. “Si bien la vacuna nos protege de hacer una enfermedad severa, igual nos podemos contagiar. Nosotros estamos vacunándonos, pero nuestra familia y pacientes aún no”.

Por este motivo ha tenido que buscar nuevos medios para que sus padres conozcan a su nieta que nació prematura en plena pandemia.

’’Fue difícil. Tuve a mi bebé sola en una habitación porque el acceso está restringido. La videollamada es la nueva forma de vida. Si realmente los quiero, esa es la manera que tengo de protegerlos’’.

Para Escobedo, lo mejor es esperar a que más personas sean vacunadas, sobre todo los adultos mayores, que ahora serán considerados en la primera fase, como lo adelantó La República. “Mientras nuestras familias no estén seguras es lo mejor que podemos tener”.

Uno de los primeros

El mismo día, pero temprano en la mañana, el intensivista Mario Candiotti, del hospital Loayza, se convirtió en una de las tres primeras personas en ser vacunadas a nivel nacional.

El proceso duró menos de cinco minutos, pero debido a que trabaja en UCI su rutina no ha cambiado mucho desde la inoculación. ’’Permanecemos con extrema seguridad. No hemos bajado nada’’.

En UCI. Mario Candiotti fue uno de los primeros en vacunarse. Foto: difusión

En UCI. Mario Candiotti fue uno de los primeros en vacunarse. Foto: difusión

Desde que llegó el virus a nuestro país, Candiotti tuvo que cambiar su vida. ’’Mi madre me extraña. No voy a verla así nomás. La veo de lejos’’, asegura.

Es consciente de que semanas después de la aplicación de la segunda dosis, que será en los próximos días y para lo cual está listo, generará cierta inmunidad contra la enfermedad, pero ’’si la población no está vacunada, es casi lo mismo’’.

Mayor seguridad

En tanto, la licenciada Miriam Ortiz, supervisora del departamento de Enfermería del hospital San Bartolomé, sostiene que tiene sentimientos encontrados. Por una parte, existe una sensación de seguridad, pero también es consciente de que no se puede bajar la guardia.

Pero es innegable que en los pasillos del San Bartolomé se percibe un mejor ánimo. “Emocionalmente uno se siente más seguro, más tranquilo y con más confianza”.

Ortiz debe tener el doble de cuidado ya que vive con su madre de 84 años, así que, a pesar de recibir la primera dosis, sabe que debe esperar a que su mamá esté vacunada para poder abrazarla como antes.

Lista. Enfermera Ortiz dice que hay más ánimo en su hospital. Foto: Aldair Mejía / La República

Lista. Enfermera Ortiz dice que hay más ánimo en su hospital. Foto: Aldair Mejía / La República

Lo primero que planea hacer cuando esté inoculada es llevarla a Arequipa, la ciudad natal de ambas. “Me gustaría que mañana mismo todos puedan ser vacunados. Yo quiero mucho a los adultos mayores. Y ahora estos son los más vulnerables. Merecen calidad de vida”.

Por ahora queda esperar la llegada de más lotes de vacunas para todos ellos. “No hay que perder las esperanzas”, señalan Escobedo, Candiotti y Ortiz.

El vacunómetro

En reciente diálogo con La República, el viceministro Percy Minaya reconoció que el vacunómetro no se actualiza en tiempo real: existe un desfase debido a problemas de conectividad. “No estamos en un ritmo adecuado. Deberíamos estar en un 80%; sin embargo, debemos verificar que se aplique la vacuna a las personas que están en el padrón”, dijo.

Y agregó que, al haber pasado casi tres semanas, este 2 de marzo se iniciará la aplicación de la segunda dosis al personal de salud. Según la página web del Ministerio de Salud, hasta las 19:12 se registraban 263.798 personas inoculadas; no obstante, Minaya explicó que la cifra real debería incluir a cerca de 67 mil personas más.

Infografía - La República

Infografía – La República