Empresas deben esperar la decisión final de la autoridad de Trabajo.

El cese colectivo de los trabajadores por causas objetivas solo procede cuando la autoridad de Trabajo haya autorizado en última instancia administrativa la aplicación de esta modalidad de extinción de la relación laboral.

Este constituye el principal lineamiento jurisprudencial que se desprende de la sentencia correspondiente a la Casación Laboral N° 21131-2017 Lima, emitida por la Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema de Justicia, por la cual se precisa cuándo procede esta forma de extinción del contrato de trabajo.

Fundamento

En el caso materia del expediente, un grupo de trabajadores demandó la reposición a sus puestos de labores porque consideraban que fueron despedidos sin causa justificada válida para el cese colectivo del cual habían sido objeto, pues no existía la resolución aprobatoria correspondiente de la última instancia administrativa.

A criterio del supremo tribunal, la decisión de prescindir de trabajadores por causas objetivas no puede por sí sola justificarse en las dificultades materiales por las que atraviese la empresa, sino que debe contar con la resolución emitida por la autoridad administrativa de Trabajo que así lo autorice, ya que un proceder distinto puede generar un despido injustificado.

El empleador inició el trámite de cese colectivo por causas objetivas ante la autoridad de Trabajo, pero decidió cesar a los trabajadores solo en mérito a lo resuelto por la primera instancia administrativa que declaró fundada su solicitud, sin esperar la resolución firme de la última instancia administrativa, que finalmente declaró fundado el recurso de revisión interpuesto por los trabajadores y, con ello, se desaprobó la solicitud de la empresa, además de agotarse la vía administrativa.

Por ende, la sala suprema consideró que la empresa demandada no acreditó que el cese colectivo por causas objetivas haya adquirido la firmeza necesaria de un acto administrativo de última instancia para que pueda operar la extinción de los contratos de los trabajadores, pues no bastaba la solicitud o aprobación dictada por la autoridad de Trabajo.

Así, el supremo tribunal declaró infundado el recurso de casación interpuesto por la empresa demandada.

Recomendaciones

Con este fallo se ratifica que en un procedimiento de cese colectivo por causas objetivas el empleador no puede asumir que con la resolución de la primera instancia administrativa que autoriza esta medida, él queda autorizado para aplicarla, indicó el laboralista Jorge Luis Acevedo Mercado.

Los empleadores deben esperar la resolución final de la autoridad de Trabajo y el agotamiento de la vía administrativa para luego tomar las decisiones correspondientes, indicó el experto, que labora como socio de Benites, Vargas & Ugaz Abogados.