En Irak se ha registrado un ataque con cohetes a menos de dos días de la visita del papa Francisco. “(El país) Esperó a Juan Pablo II, al que prohibieron ir. No se puede decepcionar por segunda vez a ese pueblo”, expresó.

Durante el último miércoles, diez cohetes fueron disparados contra una base al oeste de Irak en la que hay desplegados soldados estadounidenses. El ataque se registró dos días antes de la histórica visita del papa Francisco al país.

Ante lo ocurrido, el sumo pontífice afirmó que mantiene por ahora su visita a Irak, que comenzará pronto, pese a la violencia que castiga al país.

“Pasado mañana, Dios mediante, iré a Irak para una peregrinación de tres días. Hace mucho tiempo que quiero encontrarme con ese pueblo que ha sufrido tanto”, dijo Francisco, de 84 años, durante su audiencia semanal.

“Les pido que acompañen este viaje con sus oraciones. El pueblo iraquí nos está esperando, esperó a Juan Pablo II, al que prohibieron ir. No se puede decepcionar por segunda vez a ese pueblo”, agregó.

Francisco insiste en que el país no puede esperar más y que no pueden vivir una desilusión por segunda vez. Lo dicho por el máximo representante de la iglesia católica recuerda el episodio que vivió el papa Juan Pablo II en 1999.

El gobierno de Irak no autorizó el viaje que estaba previsto para inicios del año 2000. En ese momento, el país vivía el embargo, los vuelos estaban prohibidos y las autoridades iraquíes aseguraron que no era un buen momento.

En esa oportunidad, el papa polaco había manifestado su voluntad de visitar los santos lugares bíblicos con motivo del Jubileo de la Iglesia Católica del año 2000. El compromiso sería netamente religioso como informó la Santa Sede hace 21 años atrás.

“Las autoridades iraquíes indicaron a la secretaría de Estado que las condiciones anormales en las que se encuentra el país por el embargo y la prohibición de vuelos, así como la situación en la región, no hacen posible organizar de manera adecuada la visita del pontífice a la Ur de los caldeos”, aseguró Joaquín Navarro Valls, portavoz del Vaticano.

El deseo de Juan Pablo II “no fue visto con buenos ojos”

Países como Estados Unidos, Israel y Reino Unido calificaron la visita del papa Juan Pablo II como inoportuna. En ese momento, Sadam Husein mantenía una dictadura sin precedentes y para ellos un apretón de manos entre Juan Pablo II y el mandatario no era conveniente.

Asimismo, el Gobierno de EE. UU., liderado por Bill Clinton, expresó su preocupación por la “manipulación con fines políticos” que haría Husein de la visita. El papa “solo quería ir tras las huellas Abraham y no las de Sadam Husein”, puntualizó Navarro Valls.

Pese a que una comisión del Vaticano viajó hasta Irak para preparar el viaje, Roma solo esperaba la aprobación por parte del Gobierno de Bagdad, pero eso no ocurrió, reseñó el portal religioso Cope.

En Irak se muestras retratos del Papa Francisco y el Gran Ayatolá Ali Sistani antes de la primera visita papal al país. Foto: AFP

En Irak se muestras retratos del Papa Francisco y el Gran Ayatolá Ali Sistani antes de la primera visita papal al país. Foto: AFP

Por su parte, el Pontífice argentino estará tres días en Irak. Tiene previsto visitar la capital Bagdad, Mosul, Erbil, Qaraqosh y la antigua ciudad de Ur.

El Santo Padre ha pedido oraciones a los fieles para que su viaje se desarrolle bien y se realice de la mejor manera.