El Perú, junto a Cambodia, ha sido destacado como uno de los países que más ha reducido carencias desde el 2006 en los 10 indicadores (salud, educación y nivel de vida) que se miden a través del Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) 2019.

El estudio elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Iniciativa sobre Pobreza y Desarrollo Humano de Oxford (OPHI) analiza a 110 países.

Asimismo, hace un análisis específico a 10 países para ilustrar su IPM en el tiempo: Perú, Bangladesh, Cambodia, India, Nigeria, Pakistan, Vietnam, República Democrática de Congo, Ethiopia y Haiti. De los seleccionados, Perú es el que ha experimentado una reducción más significativa en su IPM, según resaltó el estudio.

Desde el 2006, el Perú ha reducido su porcentaje de población en situación de pobreza multidimensional de 20% a 12.7%.

Además, es uno de los países que presenta una tendencia positiva en cerrar la brecha de pobreza multidimensional rural versus la urbana.

El IPM 2019 revela también que en el país la reducción de la pobreza multidimensional en menores de edad ha sido más rápida comparada con los adultos. Esto se contrasta con el contexto global, en el que más de la mitad de personas en condición de pobreza multidimensional son menores, un tercio de los cuales tiene menos de 10 años.

Perú ha logrado reducir carencia en todos los indicadores que mide el IPM, y los aspectos en los que más ha avanzado son los relacionados a combustibles para cocina que no afecten la salud de los usuarios, la calidad de las viviendas y el acceso a bienes.

Una persona es multidimensionalmente pobre si sufre carencia en un 33% o más de los indicadores ponderados de nutrición, mortalidad infantil, años de escolaridad, asistencia escolar, combustible para cocinar, saneamiento, agua potable, electricidad, vivienda y activos.