El Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó este lunes 30 de agosto que la gasolina con plomo ya no se utiliza en ningún país del mundo, un hito que permitirá salvar cada año 1,2 millones de vidas y ahorrar más de 2,4 billones de dólares.

De acuerdo con el organismo, Argelia, el último país que seguía usando este carburante, agotó sus reservas el pasado mes.

El PNUMA lanzó una campaña de erradicación en 2002, y para aquel entonces grandes potencias como Estados Unidos, China e India habían dejado ya de usarla. Pero seguía estando muy presente en los países desfavorecidos.

“El éxito en la campaña de prohibición de la gasolina con plomo es un hito para la salud en el mundo y para el medioambiente”, declaró Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA, cuya sede se encuentra en Nairobi, capital de Kenia.

El primer aviso de su peligrosidad llegó en 1924, después de que cinco trabajadores murieran tras sufrir convulsiones en una refinería de Nueva Jersey (Estados Unidos), un accidente que dejó también decenas de hospitalizados.

Sin embargo, casi toda la gasolina que se vendía en el mundo hasta los años 70 contenía plomo.

Según este programa de la ONU, la erradicación de la gasolina con plomo “evitará más de 1.200 millones de muertes prematuras al año, aumentará el cociente intelectual de los niños, permitirá ahorrar US$ 2,4 billones a la economía mundial y reducirá la tasa de criminalidad”.

Pero el PNUMA recuerda que el uso de combustibles fósiles tiene que reducirse considerablemente para frenar los efectos del cambio climático, de cara al aumento exponencial de las ventas de vehículos, sobre todo en los países emergentes.

“El sector del transporte es responsable de casi una cuarta parte de las emisiones mundiales de gas de efecto invernadero relacionadas con la energía, y aumentará un tercio de aquí a 2050”, declaró el PNUMA, que señala que 1.200 millones de autos nuevos entrarán en circulación en las próximas décadas.

“Esto incluye millones de vehículos de ocasión de mala calidad exportados desde Europa, Estados Unidos y Japón hacia países con ingresos medios o bajos. Lo que contribuye al calentamiento global y a la contaminación del aire, y puede potencialmente provocar accidentes”, precisó el organismo en su comunicado.

Con información de AFP y EFE.