Por Tim Culpan

Las cifras del segundo trimestre de Samsung Electronics reflejan el alcance del desplome tecnológico.

La mayor empresa de Corea del Sur publicó estimaciones de ingresos y ganancias operacionales que superaron las expectativas de los analistas, según datos recabados por Bloomberg. No obstante, un extracto del comunicado del viernes por la mañana da indicios sobre la debilidad detrás del pronóstico al revelar que el cálculo incluye una “ganancia única relacionada con la división de monitores”. Como se trata de datos preliminares, no tenemos acceso al desglose completo de ventas e ingresos.

Samsung buscó indemnización de Apple para compensar pedidos de pantallas OLED que estuvieron por debajo de las expectativas iniciales del fabricante del iPhone, informó hace dos semanas el medio surcoreano Electronic Times. Citigroup Global Markets estima que pudo haber recibido hasta 1 billón de won (US$ 850 millones) de indemnización por parte de un cliente estadounidense, reportó Bloomberg News.

De acuerdo con ese criterio, la ganancia operacional subyacente de Samsung estaría más cerca de los 5.5 billones de won, la cifra más baja en tres años. El margen operacional rondaría el 9.8%, el menor porcentaje en un quinquenio, en lugar de un 11.6% según datos preliminares.

Existe una inquietud más profunda para los inversionistas. Si Samsung obtuvo tal compensación de manos de Apple, entonces la empresa de Cupertino, California, deberá asumir un costo de hasta US$ 850 millones por un producto (monitores) que ni siquiera compró.

Asimismo, Apple suele acertar a la hora de predecir sus necesidades, aunque algunas veces puede sobrestimar a fin de propiciar que los proveedores aumenten su capacidad. Si el máximo ejecutivo de Apple, Tim Cook, y su equipo no pueden acertar, hay una gran probabilidad de que otros en el sector hayan calculado mal la demanda y se estén aferrando a estimaciones de suministro muy optimistas.

El excedente de inventarios en alza y tiempos de venta más prolongados ha empeorado en el último año, como detallé a fines de junio. Las cifras más recientes de Samsung se suman a un coro de información que advierte acerca de un debilitamiento en el sector y harán mella en la creencia de que el segundo semestre será mucho mejor.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.