Repercusiones. Desde el lunes 1 de marzo vuelven a operar conglomerados y centros comerciales, mientras que los restaurantes ya podrán recibir a los comensales; sin embargo, el empleo irá aumentando todavía a paso lento. Gremios solicitan mayores aforos.

Luego de un mes de para, desde este lunes 1 de marzo, varias actividades de los rubros comercio y servicios volverán a reactivarse, pero con ciertas restricciones. Ello luego de que el Ejecutivo decidiera flexibilizar las medidas para mitigar la propagación del COVID-19.

Los centros comerciales, galerías y conglomerados estarán autorizados para operar, pero con un aforo máximo del 20%, mientras que los restaurantes –que ya operaban con recojo en tienda y por delivery– y afines podrán atender en salón con el 30% de su capacidad habitual.

Desde el Ministerio de la Producción (Produce) precisaron que el Ejecutivo se encuentra promoviendo, además, proyectos piloto con municipalidades para que estos negocios puedan usar las calles y parques públicos para una mayor atención al aire libre.

En el caso de las peluquerías, spas, barberías y centros de bellezas, se dispuso que el aforo máximo permitido será del 40%, pero previamente el cliente deberá pactar una cita.

Los representantes de estos sectores saludaron que se permita el reinicio de sus negocios; sin embargo, señalaron que la reactivación no será total, ya que las ventas seguirán en caída y no se podrá reincorporar a todo el personal debido al aforo mínimo.

Reinicio con poco impacto

Juan José Calle, director de la Asociación de Centros Comerciales del Perú (ACCEP), dijo a La República que si bien esta medida ayudará a reactivar la economía progresivamente, aún el impacto continuará, ya que el consumidor está bastante golpeado, lo cual influye en las menores ventas de los comercios.

Asimismo, se mostró en contra de la inmovilización social de los domingos, y manifestó que los 180.000 empleos que genera el rubro no se recuperarán totalmente con este primer reinicio.

“Va a ser una recuperación tímida, no todo se recuperará ahora, pero esperamos que sea gradual”, acotó Calle.

Para Víctor Hugo Montalvo, empresario de belleza y CEO de Montalvo Group, el impacto de estas nuevas disposiciones no será muy fuerte. Detalló que antes de la cuarentena dicho sector empleaba a 150.000 trabajadores; no obstante, luego del primer confinamiento esto se redujo a 120.000. Con el cierre de casi un mes de las peluquerías y centros de belleza, la cifra de trabajadores de estos segmentos cayó mucho más.

Montalvo calcula que de los 120.000 trabajadores que quedan, solo podrán reinsertarse 84.000.

“Por ejemplo, yo estoy cerrando dos locales y eso implica 70 personas menos. Tengo 1.500 personas, pero van a regresar menos de 1.000 empleos”, relata el empresario.

A su turno, el rubro restaurantes considera como un salvavidas este anuncio del Ejecutivo, pues varios de ellos ya estaban al borde de la quiebra.

Ángel Urpeque, dueño del Restaurante Buffet Bolívar, comenta que una vez escuchó el anuncio de la premier, convocó a cuatro personas para que desde el lunes se unan a su equipo de trabajo y espera contratar más personal en las próximas semanas. Además, dijo que un factor que juega en contra es el menor consumo, ya que si antes las familias gastaban en un almuerzo S/ 200, ahora solo piden máximo S/ 80.

Por su parte, Freddy Gamarra, gerente general de la Asociación Peruana de Hoteles, Restaurantes y Afines (AHORA), considera que el 30% de aforo representa en la práctica solo el 10% de la facturación.

Además agregó que solo el 40% de los 500.000 empleos que quedan en el sector se van a reincorporar a trabajar desde el próximo lunes.

Impacto económico

El anuncio de reapertura de la economía en un nuevo porcentaje llega en un momento clave en opinión de los economistas, pues evitaría el deterioro de las proyecciones para este año.

Y es que, de la cifra oficial de rebote económico de 10% para el 2020, se tendría un ajuste no menor a un avance de 8% del PBI por efecto de la pandemia.

Si en diciembre del 2020 el PBI registró su primera tasa positiva (0,5%) desde el inicio de la pandemia, para enero el desempeño de la economía se habría vuelto a desacelerar, según el Departamento de Estudios Económicos de Scotiabank.

En tanto, si se da por descontado que el PBI de febrero arrojaría cifras en rojo, ¿los anuncios del Ejecutivo tendrían algún efecto económico?

Alonso Segura, exministro de Economía, explica que las restricciones de este año fueron más moderadas respecto al 2020 y, por tanto, el impacto en la economía sería siempre menos severo, pues como se recuerda hubo meses en los que el PBI se desplomó hasta en un -40%.

“Marzo traerá cifras positivas porque tienes restricciones más ligeras, además porque en marzo del año pasado tuviste medio mes paralizado”, anotó.

Asimismo, Segura prevé que el primer trimestre de este año también arroje cifras en azul por el mismo efecto estadístico de marzo del 2020, mes en el que el PBI cayó en 16,83%.

“A partir de marzo y en abril, en particular, la economía parecerá que vuela, pero será por la fuerte caída de esos meses. Hay que tener mucho cuidado con la lectura de crecimiento de este año que tendrá mucho efecto base”, alertó.

Para el exministro, el PBI en 2021 tendría un rebote estadístico y se ubicaría entre 7% u 8%, es decir, no se alcanzaría el doble dígito que se perdió en el 2020. De enero a diciembre del año pasado, la economía cayó en 11,12%.

Carlos Parodi, profesor de Economía de la Universidad del Pacífico, coincide en que febrero será un bache en la recuperación económica de este año, pero, aún así, este mes de restricciones llevaría a que el PBI en lugar de crecer 10% o 11% este año, lo haga en 8%.

“Lo cual no es malo, pero si es que nuevamente se pusiera una cuarentena en las regiones que producen parte importante del PBI, eso nos traería una reconsideración del crecimiento de este año”, señaló.

Asimismo, el economista opinó que las nuevas disposiciones del Gobierno significarán un alivio para las empresas pues podrán cubrir costos fijos, como los alquileres, empero este beneficio no alcanzará en similar magnitud a los trabajadores y ello debido a que el empleo no crece al mismo ritmo que la economía.

En el último trimestre –de noviembre 2020 a enero 2021–, el empleo adecuado se contrajo en 26%, ello implicó que poco más de 870 mil puestos de trabajo formales se perdieran. El sector servicios concentró más de la mitad de estas pérdidas (544 mil empleos perdidos).

“Un restaurante que ahora abre con un aforo reducido contratará, por ejemplo, tres mozos, y eso no quiere decir que el empleo aumenta rápidamente, y no lo hacen por las restricciones que impiden que así sea”, subrayó Parodi.

Para Melvin Escudero, CEO de El Dorado Asset Management, si bien la economía registraría un avance de alrededor del 8%, lo más relevante para el crecimiento del país será la definición de las elecciones y las propuestas de quienes conduzcan el Perú tanto desde el Ejecutivo como desde el Congreso.

Claves

Ingresos. En el trimestre de noviembre 2020 a enero 2021, el ingreso promedio mensual en Lima metropolitana se ubicó en S/ 1.576, lo cual significó una disminución de S/ 222,2.

Sectores. El ingreso promedio mensual del sector comercio cayó en S/ 234 y, en el sector servicios, la caída fue de S/ 150.

Actividades que se realizarán en las zonas de riego extremo

grupo larepublica

Infografía-La República.

grupo larepublica

Infografía-La República.

grupo larepublica

Infografía-La República.

grupo larepublica

Infografía-La República.