Por sus dimensiones, el asteroide tampoco representaría un peligro, según la agencia espacial.

“No te preocupes que hoy no se acabará el mundo por un impacto de asteroide”, sostuvo el doctor Paul W. Chodas, director del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (NASA – JPL). De esta manera, la NASA descarta un impacto del asteroide 2009 FJ1, tras la difusión de falsas publicaciones que generaron incertidumbre en redes sociales.

No hay ninguna amenaza conocida de ningún asteroide durante al menos los próximos 100 años, aseguró la NASA en Twitter. La Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria vigila constantemente posibles amenazas de asteroides y otros objetos cercanos a la Tierra.
“Las posibilidades de impacto del asteroide 2009 JF1 son extremadamente pequeñas, de menos de 0.0001%, y el asteroide es tan diminuto que no debería ser motivo de preocupación en absoluto”, dijo el doctor Paul W. Chodas para acabar con los contenidos desinformativos en internet. 
¿Cómo ver la trayectoria del asteroide 2009 FJ1?
La NASA cuenta con la plataforma digital Eyes on Asteroides que permite seguir la trayectoria del asteroide 2009 FJ1 para que los usuarios puedan ver “con sus propios ojos” que no representa un peligro para la Tierra.
Este asteroide, que fue descubierto en el 2009 y, según el sitio web oficial de la NASA, está clasificado como un objeto Apolo, que atraviesa la órbita de la Tierra.  Además, se indica que hay 99.99926% de probabilidades que el asteroide no impacte con la Tierra.
 
A diferencia de lo que incorrectamente indican las publicaciones que se convirtieron en tendencia en las últimas semanas, no hay ninguna alerta oficial de la NASA sobre un alto riesgo de impacto del asteroide 2009 FJ1 con nuestro planeta. Por sus dimensiones, tampoco representaría un peligro. 
¿Qué pasaría si en el futuro sí se descubriera un asteroide que suponga un riesgo de colisión para la Tierra? En ese caso, la NASA continúa las pruebas de tecnologías de defensa planetaria. DART es la primera misión de este tipo.
La Prueba de redireccionamiento del asteroide doble (DART, por sus siglas en inglés) de la NASA y Johns Hopkins APL, es la primera misión de prueba de defensa planetaria diseñada para cambiar el curso de un asteroide.
La misión ayudará a determinar si estrellar deliberadamente una nave espacial contra un asteroide es una forma efectiva de desviar dicho asteroide.
DART viajará millones de kilómetros de forma autónoma antes de impactar deliberadamente contra Dimorphos, un pequeño asteroide que gira en torno a uno más grande llamado Didymos, con el objetivo de alterar ligeramente su órbita.
Si bien ninguno de los dos asteroides es un peligro para la Tierra, la misión ayudará a la NASA a poner a prueba las capacidades de defensa planetaria, en caso de que sea necesario desviar un asteroide en curso de colisión con nuestro planeta en el futuro.