La ministra de Justicia y Derechos Humanos, Ana Neyra, destacó este miércoles que el Poder Ejecutivo respeta la autonomía de la Junta Nacional de Justicia (JNJ) y que no brindan juicios de valor sobre sus decisiones, luego de la suspensión en sus funciones como fiscales supremos de Pedro Chávarry y Tomás Gálvez.

“Nosotros no valoramos lo que hace la JNJ, somos respetuosos de su autonomía, somos respetuosos de lo que decidan, en este caso la decisión de la suspensión [de los fiscales]”, aseveró en Canal N.

En su mensaje a la Nación por Fiestas Patrias, el presidente Martín Vizcarra hizo alusión a la decisión de la JNJ de suspender a Pedro Chávarry y Tomás Gálvez en el marco del proceso disciplinario que se les sigue por sus presuntos vínculos con Los Cuellos Blancos del Puerto.

“La Junta Nacional de Justicia, por decisión unánime de sus miembros, ha suspendido a diversos fiscales supremos y jueces supremos por estar incursos en presuntas irregularidades, apartándolos temporalmente de sus funciones. No me compete calificar dichas decisiones, porque vivimos en un Estado de Derecho en el que cada entidad estatal ejerce sus competencias de manera autónoma, pero sí me compete reivindicar que, en una República, todos somos iguales ante la ley”, refirió.

Este pronunciamiento generó la crítica de Chávarry y Gálvez, quienes expresaron su desacuerdo con las palabras de Vizcarra.

Al respecto, la titular de Justicia reafirmó que el gobierno continúa con su compromiso de lucha contra la corrupción y la sanción de los involucrados en irregularidades.

“Estamos comprometidos con la lucha contra la corrupción y creemos que todas las personas que, eventualmente, se considera que han generado una responsabilidad, deben asumirla y eso es lo único que creemos. No estamos evaluando una decisión porque eso no nos compete sino a la JNJ”, dijo.