El ministro de Agricultura y Riego (Minagri) Jorge Montenegro, anunció la implementación el próximo año del Plan Nacional del Café, que contempla una inyección financiera de 220 millones de soles para reactivar ese sector productivo.

Como parte del diálogo con alcaldes y organizaciones cafetaleras procedentes de 17 regiones del país en la sede del Senasa, se estableció que el plan de fomento del sector contempla la provisión de servicios para potenciar la caficultura como el uso de tecnología para producción, sanidad e inocuidad, acceso a mercados, financiamiento y asistencia técnica.

Montengro resaltó que existen más de 400 mil hectáreas dedicadas al cultivo del café en el país, y esta actividad representa el sustento de más de 200 mil familias, primordialmente pequeños productores.

Durante casi seis horas, las autoridades del sector Agricultura y las organizaciones de productores como alcaldes de regiones, abordaron la problemática del sector, en la cual se acordó la adopción de medidas reactivadoras, destinadas a elevar la producción cafetalera y sobre todo mejorar los ingresos de las familias campesinas.

Cabe resaltar que Perú figura entre los 20 principales productores café en el mundo y el segundo exportador de café orgánico, solo detrás de México.

Impulso al sector

Uno de los principales anuncios formulados por el ministro fue la creación, por vez primera, del Instituto Nacional del Café y Cacao, que será parte de una asociación público-privada para acompañar a los pequeños productores en la mejora de la caficultura nacional.

“Si unimos esfuerzos, el sector privado y el sector público, y trabajamos más en la investigación, podremos recuperar al sector cafetalero nacional”, expresó Montenegro.

Del mismo modo, el responsable del sector subrayó la importancia de fomentar la asociatividad de los pequeños productores a través del programa Agroideas, lo que permitirá incrementar la producción de café, el acceso a nuevos mercados (nacional e internacional) y mayores ingresos.

Asimismo, Minagri acordó implementar un plan de promoción de consumo de café a nivel nacional, con el propósito de aumentar el consumo local per cápita anual, que llega a apenas a 650 gramos, y que la meta del portafolio es alcanzar el kilo por persona en los próximos años.

También se acordó establecer facilidades de pago a los pequeños productores con deudas por sus cultivos con el sistema financiero.