El representante del sector privado ante la Comisión Multisectorial del Plan de Reinicio de Actividades Económica, Miguel Vega Alvear, dijo a Correo que, tras la confianza que logre el gabinete Cateriano del Congreso, se espera que se convoque al sector privado para dar más impulso a la reactivación económica del país, muy golpeado por el Covid-19. Considera que de las 900 mil empresas que deberían estar operativas, con las autorizaciones en las tres fases, no todas habrían logrado su objetivo. 

¿Ya se definió que actividades se reinician en la fase 4?

Estaba previsto hacerlo el 31 de julio o 1 de agosto. Las autorizaciones que se dieron en las tres fases abrieron actividades en siete sectores que dan gran dinamismo a la economía del país, como el agro, industria, comercio, minería, energía, construcción y servicios. Se suponía que los servicios también estarían activos. Pero, el Consejo de Ministros, para dar las autorizaciones, aprobó parte de lo que se le presentó y puso condiciones de protocolos, trámites en salud y  en cada uno de los sectores, a pesar de haber autorizado declaraciones juradas de aceptación de protocolos. No basta autorizar la producción, también se debe autorizar la demanda. Si alguien produce, alguien tiene que comprar; si hay una relación de producción, de comprador, debe haber contratos, por lo que tienen que estar los abogados,  notarios y otros.

¿El contagio no es un problema?

En más de 120 días he reiterado que se debe focalizar las restricciones. Del total de regiones que hay en Perú, incluyendo el Callao, cinco o seis tenían más del 80% de los casos de infección, por tanto, en las regiones restantes se pudo reabrir la economía. Los contagios se dan más en las zonas urbanas. Con una declaración jurada, las empresas de todos los tamaños suscriban la responsabilidad de cumplir los protocolos sanitarios;  si no lo hacen, que el Gobierno las sanciones, inclusive cerrando el negocio.

¿Aún hay mucha sobrerregulación?

Sí, a los funcionarios públicos les encargan decisiones difíciles, los exponen a una situación en la que tienen temor de firmar algo; el problema es la sobrerregulación.

¿Qué expectativas tienen del gabinete Cateriano?

El problema es que recién mañana se presentará para pedir la confianza del Congreso. ¿Cómo actúa si no ha recibido la confianza del Parlamento? Se entiende que (Cateriano) tiene una voluntad de cambio. Dijo que sus tres prioridades son combatir el virus, reactivar la economía y asegurar un proceso electoral transparente. Pidió ir (al Congreso) antes del 28 de julio; después del lunes 3, cuando reciba la confianza, podrá actuar.

¿La fase 4 tendría que empezar en agosto?

Si. La semana pasada se ha prorrogado la vigencia de la comisión (multisectorial), por 30 días más, hasta setiembre; no se la ha convocado por lo de Cateriano. Se dijo que en la fase 3 se llegaría al 82% del PBI y se tendría involucradas a 900 mil empresas. Seguro, cuando nos convoquen nos informarán, pero sabemos que no se ha alcanzado el objetivo por la gran cantidad de problemas burocráticos. Se autorizó el reinicio de 220 mil restaurantes, con el 40% de aforo, pero el 90% de estos negocios son microempresas.

¿Sólo queda esperar?

Si, y que el señor Cateriano convoque al sector privado, porque el presidente del consejo de ministros anterior no quiso convocarlo. La tragedia de Arequipa es un ejemplo de que no se quería convocar al privado, responsable del 80% de la producción nacional.

Perfil de Miguel Vega Alvear

Miembro de Comisión la Multesectorial. Presidente de la Cámara Binacional de Comercio e Integración Perú – Brasil – CAPEBRAS. Fue presidente de la CONFIEP. Expresidente de la Sociedad Nacional de Industrias, SNI