Al menos 17 fanáticos habrían muerto durante actos de violencia en partido de la liga mexicana de fútbol.

La Fiscalía General del estado de Querétaro, centro de México, informó en las primeras horas de este domingo que abrió una carpeta de investigación por los delitos de “homicidio y violencia en espectáculos deportivos”, tras la riña y disturbios ocurridos en un estadio de fútbol profesional de la Primera División.

Un violento enfrentamiento protagonizado por aficionados de los equipos Querétaro y Atlas al interior del estadio Corregidora de la ciudad de Querétaro, el sábado, habría dejado al menos 17 muertos y decenas de heridos, 9 de ellos graves, según informó Protección Civil del estado de Querétaro después de la tumultuaria pelea, que ha conmocionado a la sociedad mexicana.

El partido fue suspendido al minuto 62 por violencia de los aficionados, que extendieron a la cancha una pelea iniciada en las gradas, golpearon con saña a personas indefensas y obligaron a los jugadores a refugiarse en sus vestuarios.

En un breve comunicado emitido en sus redes sociales, la Fiscalía de Querétaro informó que “se ha iniciado una carpeta de investigación por los delitos de homicidio en grado de tentativa y violencia en espectáculos deportivos, por hechos sucedidos en el estadio Corregidora”.

Además, dijo que “se informará conforme las investigaciones lo permitan”.

En tanto, el gobernador de Querétaro, Mauricio Kuri, confirmó a las 22 personas lesionadas luego de visitar el Hospital General de Querétaro y negó que hasta el momento la batalla campal protagonizada por aficionados haya provocado fallecidos.

“No hay ningún muerto”, dijo pasada la medianoche el gobernador, quien este domingo ofrecerá una conferencia de prensa sobre los hechos y las investigaciones.

Sin embargo, según pudo confirmar esta mañana el portal Marca, al menos 17 fanáticos murieron durante este enfrentamiento del partido de la liga mexicana de fútbol.

El sábado, el equipo Querétaro jugaba contra el Atlas de Guadalajara, campeón vigente, en el estadio Corregidora, ubicado en la ciudad de Querétaro, capital homónima del estado, por la novena jornada de la Liga MX.

Al minuto 62 el partido tuvo que ser suspendido debido a que algunos asistentes comenzaron a invadir la cancha huyendo de la violencia que había en las tribunas, donde aficionados de ambos equipos se peleaban con cinturones, palos sillas y otros artefactos.

Niños, mujeres y padres angustiados comenzaron a correr hacia la cancha para no estar en riesgo en medio de las distintas riñas que había entre los seguidores del Querétaro y el Atlas.