Para poder incrementar la recaudación de impuestos en el país, las plataformas de comercio digital y servicios digitales que operan en el Perú podrían ser gravados en la nueva reforma tributaria que plantea el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Según el titular del MEF, Pedro Francke, se está evaluando un posible cobro de impuestos a las plataformas digitales como Uber, Netflix, Disney+, Spotify o HBO Max.

MIRA | Rebaja de calificación crediticia del Perú: Estos son los impactos tras la decisión de Moody’s

Aunque no brindó detalles, Francke comentó a Bloomberg Línea que se está trabajando en su diseño. “Todavía lo estamos revisando”, puntualizó.

El área técnica lo ha trabajado, pero en realidad aún no he tenido tiempo de verlo al detalle. El presupuesto ha sido nuestra concentración hasta el domingo”, dijo el ministro.

Esta iniciativa ya viene desde el 2019, cuando la Sunat propuso al MEF para que se pueda gravar estos tipos de servicios con la recaudación de Impuesto General a la Venta (IGV). En ese momento, la entonces jefa del ente recaudador, Claudia Suárez, calculó que con esa medida se podría generar entre S/ 150 millones y S/ 200 millones al año.

Al final, no tuvo luz verde, pese a que en otros países de la región ya gravan estos servicios con el IVA (similar al IGV) como Chile, Colombia, Ecuador, México u otros.

Pese a que en el país se grava la renta por servicios digitales de empresas no domiciliadas en el país, al igual que el IGV, no existen mecanismos para su recaudación.

¿Cuál es el impacto?

De acuerdo con Juan Aguayo López, director de asuntos tributarios de la Sociedad de Derecho y Empresas Digitales, en el país a las empresas se las grava con dos tributos: el Impuesto a la Renta (IR) y el Impuesto General a las Ventas (IGV).

El IGV lo que graba es el consumo de bienes y de servicios que realizan ya sea las personas naturales o jurídicas, pero al final del día quien asume este impuesto es el consumidor final. Una regla del IGV es que los servicios que se realizan, trazan, otorgan dentro de Perú, se graban en el país. El problema es que tenemos servicios digitales como Spotify, Netflix, Disney+ y otros no están afectos al IGV al estar constituidas fuera del territorio nacional”, explicó el especialista en diálogo con Gestión.

Agregó que si bien jurídicamente estos servicios deberían grabarse, el problema radica en cómo se cobra ya que si se califica a las personas naturales que consumen estos servicios como contribuyentes se hace imposible la fiscalización a la autoridad tributaria, a lo que se suma que el ciudadano de pie es reticente al pago de impuestos.

Ante ello, el experto mencionó que hay ciertos modelos que podrían implementarse o tomarse en cuenta. Por ejemplo, dijo, en Argentina son las empresas del sistema financiero (bancos) las encargadas de cobrar este impuesto (que es el IVA) a los consumidores.

También indicó que en Colombia se puso en práctica la propuesta de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). “Allí se pidió a las empresas no domiciliadas que se registren internamente para que cuando estas cobren por sus servicios, le manden el IVA -desde afuera- a su autoridad tributaria”, sostuvo.

Sin embargo, detalló que el problema con esta alternativa es que Sunat no tendría como fiscalizar que le han pagado el impuesto correcto.

Por su parte, el tributarista Walker Villanueva consideró que al implementar un impuesto lo van sentir los bolsillos de los consumidores.

En esa línea, recomendó que si se requiere imponer IGV (18%) se podría implementar una tasa menor para no afectar directamente a los usuarios que usan diversos servicio digitales.

Se podría pensar en una tasa especial, quizás de 9% u otra tomando en cuenta la actual coyuntura”, anotó.