Un 16% de su población objetivo todavía no tiene la inmunización completa contra el coronavirus.

El Ministerio de Salud (Minsa) registra que en lo que va de la pandemia por el COVID-19 en la región Ica, un total de 8.580 personas han fallecido a consecuencia del coronavirus y 60.762 se infectaron. No obstante, cientos de trabajadores bloquean la Panamericana Sur en esta jurisdicción en rechazo a la vacunación contra el virus, pues consideran que este “no existe”.

Solo en la última semana se registraron en Ica 13 casos de COVID-19 y 10 personas fallecidas a consecuencia de la enfermedad, según el reporte del sector.

Los distritos más afectados son Pisco, Ica, Chincha Alta, Nazca, Pueblo Nuevo y Sunampe.

El Minsa informa también que en su gráfico de tendencia se observa que la curva de casos de COVID-19 en Ica estaba en descenso en las semanas de noviembre, pero se incrementa hacia el mes de diciembre.

Las autoridades sanitarias han recomendado a la población a nivel nacional que completen su esquema de vacunación, a fin de evitar cuadros graves de infección y posible fallecimiento.

¿Cómo va la vacunación en Ica?

Sobre las razones por las que se resisten a ser vacunados, una de las mujeres que protesta en Ica contra la inmunización señaló en América TV que “el virus no existe”.

Estos trabajadores forman parte del 16% de la población objetivo (120 mil ciudadanos) que no se encuentra protegida con ambas dosis de la vacuna en esta región, según el registro del Minsa.

Cabe destacar que Ica lidera la cobertura de inmunización con ambas dosis a nivel nacional con un 83,9% de avance, seguida del Callao y Lima Provincias con 80,9%.

El Ministerio de Salud dispuso que desde el pasado 10 de diciembre sea obligatorio mostrar el carné de vacunación con dos dosis para que las personas mayores de 18 años puedan ingresar a espacios cerrados, como centros comerciales y bancos, así como centros de trabajo en actividad presencial con más de 10 personas.

En la víspera el gobierno dispuso, de manera excepcional, un plazo de 30 días calendario para que aquellos trabajadores del sector privado que no cuenten con esquema completo de vacunación puedan realizar trabajo presencial.