El presidente de la República, Martín Vizcarra, adelantó para hoy su presentación en la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE), donde se dirigió a los empresarios del país, a quienes exhortó a no mercantilizar la política y afirmó que “no podemos buscar que los privilegiados sigan manteniendo su status quo”.

“No podemos mercantilizar la política si se pretende desarrollar una verdadera economía de mercado para todos. ¡No podemos buscar que los privilegiados sigan manteniendo su status quo! ¡Los peruanos piden cambios, súmense a ellos!”, enfatizó.

El mandatario se pronunció así en medio de la polémica generada en las últimas dos semanas tras conocerse los aportes no bancarizados que grupos empresariales, como Credicorp, dieron a la campaña de la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, en el 2011.

“En la última semana, hemos sido testigos de una serie de hechos que han mostrado el tipo de vínculo que ha existido durante décadas entre la política y las empresas. No tapemos el sol con un dedo y entendamos de una vez por todas, que no se ha actuado de la manera más correcta”, manifestó en Paracas.

Precisamente, el eslogan de la CADE de este año es “Perú: una economía de mercado para todos”.

El jefe de Estado aseguró que para la construcción de una democracia sólida y una economía pujante es necesaria una relación “transparente” entre la política y los grupos de interés. “Y esto requiere de una urgente autocrítica de todos los actores involucrados”.

Vizcarra Cornejo afirmó, en ese sentido, que “no podemos agitar el miedo a fantasmas del pasado para justificar que nada cambie y que los privilegios continúen”.

Esto luego de que presidente del directorio de Credicorp Ltd., Dionisio Romero Paoletti, justificara el aporte no declarado de US$3,65 millones a la campaña de Fujimori Higuchi en el 2011, aduciendo que el entonces candidato del Partido Nacionalista, Ollanta Humala, era financiado por el chavismo.

“Habíamos visto como el presidente [Hugo] Chávez de Venezuela había hecho explícito su interés de exportar su política de socialismo del siglo 21 e inclusive invertía y gastaba millones de dólares en las campañas de los candidatos que eran afines a su pensamiento. Entonces veíamos que era una situación súper crítica y que en el Perú eso se traducía en el candidato Ollanta Humala y la Gran Transformación”, refirió Romero Paoletti en una entrevista con El Comercio.

El presidente Martín Vizcarra subrayó que “de poco” habrá servido los años de crecimiento macroeconómico “si malas prácticas y malos vicios continúan enquistados en el país y son utilizados para obtener favores, condicionar apoyos o torcer voluntades”.

Presidente Martín Vizcarra se refirió a aportes ocultos a la campaña y casos de presunta corrupción que involucran a funcionarios. (Video: TV Perú)

La disolución como válvula de oxígeno

Durante la primera parte de su discurso ante el auditorio de la CADE, Vizcarra también hizo referencia a la disolución del Congreso. Argumentó que este acto permitió “disminuir en algo el peligro de caer en situaciones lamentables afectan enormemente a países hermanos”, en referencia a las protestas en Ecuador, Chile, Bolivia y Colombia.

“Quisiera, en ese sentido, invitarlos a hacerse la siguiente pregunta: ¿Qué hubiera ocurrido en el Perú si el 30 de septiembre último, no hubiéramos tomado, constitucionalmente y con el respaldo de la mayoría de los peruanos, la importante y difícil decisión que ustedes conocen?”, señaló.

Martín Vizcarra sostuvo que ante una región convulsionada, el Perú no está exento de peligros.

“La enorme tensión política que hemos vivido durante varios años ha atentado contra el crecimiento económico. Pero la salida institucional y democrática de la misma, con llamado a elecciones incluido, ha permitido disminuir en algo el peligro de caer en situaciones lamentables que afectan enormemente a países hermanos. Pero debemos tener claro que ese peligro existe y que tiene razones que hay que atender”, puntualizó.

El jefe de Estado dijo que la enseñanza de lo que ha ocurrido en este tramo final del año en América Latina “es clara: no debemos estar de espaldas a la ciudadanía, debemos escuchar el reclamo de aquellos que sienten que las instituciones no los representan adecuadamente, que están cansados de la corrupción, y que ven cómo las elites políticas y económicas hablan entre ellas, sin importarles lo que les sucede al común de los ciudadanos”.

Para concluir, el presidente Martín Vizcarra les pidió a los empresarios realizar “una profunda reflexión sobre algunas malas prácticas que han estado naturalizadas durante años”.

“Hagamos una sincera autocrítica del cómo se ha vinculado el sector privado con la política. Pensemos en los problemas reales que afronta hoy el Perú, los invito a comprometerse y ser parte de la solución, porque aquí, no habrá empresa realmente exitosa sino se involucra en la lucha por un Perú próspero e incluyente. Y, sobre todo, los invito a construir juntos una democracia transparente, que luche contra la corrupción y en la que pueda desarrollarse una verdadera economía social de mercado para todos”, acotó.