La aprobación al presidente Martín Vizcarra ha seguido el curso estimado: cayó 19 puntos y se recolocó en 60%. Pero aunque el análisis de El Comercio de octubre previó esta caída, las cifras indican que la luna de miel sería aún más corta de lo esperado.

“Él debería asumir que su popularidad va a bajar”, dijo el presidente ejecutivo de Ipsos, Alfredo Torres, en octubre. Agregó que “en los primeros meses del próximo año debería volver a alrededor de 40%”. Si la caída de este mes se repite en diciembre, Vizcarra podría alcanzar su piso antes de que termine el 2019. En tanto, la aprobación al Ejecutivo en su conjunto es de 40%.

Los analistas consultados coinciden en señalar que, más allá de las razones estructurales o de gobierno, la caída –de 19 puntos– se debe a que el alza del mes pasado tenía un origen transitorio: el cierre del Congreso. “La tendencia es clara: tras la coyuntura específica, vuelve a la cifra ordinaria”, dice el politólogo Iván Lanegra.

Desde que Martín Vizcarra asumió la presidencia, su respaldo tuvo tres saltos tras la presentación de dos cuestiones de confianza y la propuesta de adelanto de elecciones. Después, su aprobación regresó a alrededor de 45%.

Para enfrentar la inevitable caída, el presidente tendría que diversificar sus narrativas hacia preocupaciones más inmediatas, como la seguridad ciudadana, opina Mabel Huertas, socia de la consultora 50+1.

En ese sector, pese a las capturas del excongresista Edwin Donayre y el exgobernador del Callao Félix Moreno, la aprobación al ministro del Interior, Carlos Morán, cayó 16 puntos.

“La única narrativa del gobierno ha sido la lucha contra la corrupción. Pero así como habla todos los días de eso, la gente quisiera que hable de seguridad”, concluye Huertas