Artículo de información

José Carlos Botto Cayo y Abel Marcial Oruna Rodríguez

4 de mayo del 2023

Martín Lutero fue un teólogo y reformador alemán que desempeñó un papel clave en la Reforma protestante del siglo XVI. Su legado ha sido enorme, no solo en términos de la Iglesia protestante que surgió a raíz de sus enseñanzas, sino también en la cultura, la política y la sociedad en general (Varios, 2017).

La vida de Lutero

Lutero nació en Eisleben, Alemania, en una familia campesina. A pesar de que sus padres querían que se convirtiera en abogado, él se sintió atraído por la vida religiosa y se unió a la Orden de los Agustinos en 1505. En 1507, fue ordenado sacerdote y comenzó a enseñar teología en la Universidad de Wittenberg (Fernández, 2004).

En 1517, Lutero desencadenó la Reforma protestante al publicar sus “95 Tesis” en la puerta de la iglesia de Wittenberg. En ellas, criticaba la venta de indulgencias por parte de la Iglesia Católica, lo que permitía a las personas pagar por el perdón de sus pecados y reducir el tiempo que sus seres queridos pasaban en el purgatorio. Esta práctica había sido promovida por el Papa León X para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma (Amezcua, 2016).

La publicación de las tesis de Lutero desató una serie de debates y controversias en toda Europa. Lutero se negó a retractarse de sus enseñanzas y fue excomulgado por la Iglesia Católica en 1521. Sin embargo, sus ideas encontraron un gran apoyo entre la población alemana, que se sentía cada vez más insatisfecha con la corrupción y el abuso de poder de la Iglesia Católica (Varios, 2017).

A lo largo de su vida, Lutero continuó enseñando y escribiendo sobre teología, ética y política. Entre sus obras más influyentes se encuentran “De servo arbitrio” (Sobre la esclavitud de la voluntad), “Comentario a la epístola a los Romanos” y la “Confesión de Augsburgo”, que estableció la doctrina luterana (Varios, 2017).

El pensamiento de Lutero

La teología de Lutero se basaba en la idea de la justificación por la fe. Según él, la salvación no se podía obtener mediante obras o méritos propios, sino solo a través de la fe en Jesucristo. Esta idea se oponía a la enseñanza católica de que la salvación se obtenía por la combinación de la fe y las obras (Prieto, 2017).

Además, Lutero creía que la Biblia era la única autoridad en materia de fe y moral, y no la Iglesia o el Papa. Esto lo llevó a rechazar muchos de los sacramentos y prácticas católicas, como la confesión, la comunión y la veneración de los santos (Prieto, 2017).

En términos políticos, Lutero defendía la idea de que los gobernantes civiles debían ser obedecidos siempre y cuando no se opusieran a la voluntad de Dios. Esta idea, conocida como la “teoría de los dos reinos”, afirmaba que Dios tenía dos formas de gobierno: el espiritual, a cargo de la Iglesia, y el secular, a cargo de los gobernantes civiles. Según esta teoría, cada uno de estos reinos tenía su propia esfera de autoridad y no debía interferir en la del otro (Prieto, 2017).

El legado de Lutero

El legado de Lutero ha sido enorme y duradero. La Reforma protestante que él inició condujo a la creación de la Iglesia protestante, que ha tenido una influencia significativa en la religión, la cultura y la política de todo el mundo (Fernández, 2004).

Además, la teología de Lutero ha sido una influencia duradera en el pensamiento cristiano y ha dado lugar a numerosas denominaciones protestantes, cada una con sus propias interpretaciones y énfasis teológicos (Fernández, 2004).

En términos políticos, la teoría de los dos reinos de Lutero ha sido influyente en la concepción moderna de la separación entre Iglesia y Estado, que es fundamental para muchas democracias liberales (Fernández, 2004).

Sin embargo, el legado de Lutero no está exento de críticas. Sus ideas sobre la justificación por la fe y la autoridad de la Biblia han sido criticadas por algunos como individualistas y subjetivas, lo que ha llevado a divisiones y conflictos en la Iglesia protestante.

Además, sus puntos de vista sobre los judíos y los campesinos han sido objeto de controversia y críticas por parte de muchos estudiosos y líderes religiosos. Lutero abogó por la expulsión y la persecución de los judíos y apoyó a los príncipes alemanes que reprimieron violentamente la rebelión campesina de 1524-1525 (Amezcua, 2016).

En conclusión, Martín Lutero fue un reformador religioso y pensador influyente que desempeñó un papel clave en la Reforma protestante y en la concepción moderna de la relación entre Iglesia y Estado. Su legado sigue siendo objeto de debate y controversia, pero su impacto en la historia y la cultura occidental es indudable (Amezcua, 2016).

Referencias

Amezcua, M. (9 de Diciembre de 2016). Fundacion index. Obtenido de Las Indulgencias: http://www.fundacionindex.com/gomeres/?p=1638

Fernández, T. y. (1 de Setiembre de 2004). Biografias y vidas. Obtenido de Martín Lutero: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/l/lutero.htm

Prieto, D. (13 de Octubre de 2017). El mundo. Obtenido de Las cinco ‘tesis’ de Lutero que cambiaron nuestro mundo: https://www.elmundo.es/cultura/cine/2017/10/30/59f5fd77ca4741d0088b4649.html

Varios. (7 de 10 de 2017). deutschland. Obtenido de Martín Lutero, el Reformador: https://www.deutschland.de/es/topic/vida/martin-lutero-el-reformador