Progenitoras coincidieron que la prioridad debe ser proteger a los engreídos del hogar.  Acudieron a la I.E. Santa Isabel para que reciban dosis contra la COVID-19

Ayer inició la vacunación contra la COVID-19 de los niños de 5 a 11 años con comorbilidades e inmunosupresión y los menores de 10 a 11 años. Desde muy temprano, padres y madres con sus menores hijos realizaron filas en la I.E. N°31540 Santa Isabel de Huancayo para que reciban la vacuna contra la COVID-19.

Janet Balvín Aramburu llegó hasta la I.E. con su hijo de iniciales L.C.B. (11). “Estaba esperando con ansías la vacuna para así proteger a mi engreído”, manifestó. Ella es directora de la I.E. N°30234 Roberto Quispe Pomalaza de Quilcas y exhortó a los padres a llevar a sus hijos a los puntos de vacunación. “Traje a mi hijo para que sea un ejemplo para el resto de padres. No hay ningún riesgo, pedirles que piensen en la salud de sus menores. Ya estoy más tranquila de que mi hijo esté protegido ante el virus, más ahora que habrá retorno a clases presenciales”, aseveró.

En tanto, Gladyz M. M. estaba con su menor de iniciales V.A.Y. (11). “Hay que ser responsables y hay que hacer inmunizar a nuestros hijos. Mi hija esta un tanto nerviosa, pero a la vez animada”, aseguró.

Así comenzó la vacunación a menores, en la I.E. Santa Isabel se organizó un show artístico con los dibujos animados para así entretener a los engreídos del hogar.

El gobernador de Junín, Fernando Orihuela, remarcó que se inició la vacunación en las 9 provincias. “Hay equipos de salud mental en cada punto de vacunación, también hay médicos para que evalúen a los menores en las salas de observación. Cada semana el Perú recibirá un lote de dosis y se repartirá de acuerdo a la capacidad de vacunación y su utilización”, manifestó.

Además, la meta es inmunizar a 173 mil menores de 5 a 11 años. “Iremos disminuyendo el rango de edad dependiendo de la afluencia del público y del stock de vacunas. La intención es culminar con la aplicación de las dos dosis antes del inicio de las clases presenciales. La vacuna es sinónimo de vida y ahora estamos más preparados”, aseveró. Acotó, que las personas vacunadas desarrollan la enfermedad, pero no llegan hasta el hospital.