La defensa de Keiko Fujimori, Giulliana Loza, conversó con la prensa a su salida de una nueva jornada en las que se evalúa si la lideresa de Fuerza Popular debe cumplir prisión preventiva mientras continúan investigaciones en su contra.

Keiko Fujimori es acusada de los presuntos delitos de asociación ilícita, organización criminal (está incluida la obstrucción a la justicia), lavado de activos (propuesto en el primer requerimiento), falsa declaración y fraude procesal, y falsedad genérica.

Keiko Fujimori habría tenido conocimiento de aportes irregulares a sus campañas presidenciales por parte de grandes compañías como Odebrecht y empresarios.

Dichas inyecciones económicas no se registraron ante la ONPE, siendo camuflados ante el organismo a través de falsos aportantes.

A su turno, Giulliana Loza intentó argumentar que varios de los elementos de convicción que está mostrando la fiscalía (como testigos que señalan que Keiko Fujimori sí estaba enterada de los aportes), no deben ser tomados en cuenta porque “no eran nuevos”.

“Intentaron (José Domingo Pérez) ingresar nuevos elementos de convicción, pero nos opusimos como corresponde porque no eran nuevos y en verdad pedimos que no se desnaturalice la audiencia porque si no imagínense, estamos recién en el debate del primer presupuesto de la prisión preventiva y si se permite incorporaciones de ese tipo de elementos, la audiencia va a ser inacabable, ya de por sí, está durando bastante”, dijo Giulliana Loza.

“(Eran) diversas declaraciones testimoniales que databan de 2018. Eso no corresponde porque tan solo se permiten nuevos elementos de convicción que hubiera surgido recientemente y eso no se ha dado. […] La fiscalía no ha llegado a evidenciar un acto de relevancia penal, un hecho atípico, menos ha presentado elemento de convicción, así que vamos a seguir refutando”, añadió.

Asimismo, solicitó que se acelere el debate. “Nos tocará a nosotros después del fiscal hacer la dúplica correspondiente y pasaremos al segundo presupuesto que es la pena probable, y de ahí al debate que es el más importante (para nosotros) que es el peligro procesal”, agregó.

Para el próximo miércoles 8 se ha reprogramado la audiencia de prisión preventiva.