Gala Gil Amat. Imagen de cartel en Nueva York

A los 18 años, Gala Gil Amat creó un videoblog con el que entrevistaba a actores intérpretes de personajes famosos. El blog creció y ella recibió un contrato de trabajo en el departamento de marketing de una empresa canadiense. Luego estudió en la Universidad de Alicante y Varsovia traducción e interpretación porque quería ser intérprete en la Unión Europea y, posteriormente, estudió Gestión y Economía en la London School of Economics (LSE). También ha colaborado con el Parlamento Europeo y Naciones Unidas y ha sido ponente en múltiples eventos para Google, Telefónica o El País. Ostenta también un diploma de Innovación de la Stanford University tras participar en su programa para jóvenes emprendedores. Habla cinco idiomas con fluidez.

Fue en Silicon Valley donde Gala Gil se adentró en el mundo del emprendimiento como cofundadora de la startup Yellowfinch, orientada al desarrollo de sensores IoT para proteger la salud estructural de los edificios. Con este proyecto fue seleccionada por la aceleradora de Nasdaq, motivo por el cual su foto apareció en una de las pantallas publicitarias gigantes de Times Squares (imagen) en Nueva York después de participar en un programa de aceleración de empresas llamado Milestone Makers.

Al tiempo, Gil Amat se desvinculó del proyecto de los sensores para empezar a trabajar como Senior Investment Manager en Demium, un fondo de capital riesgo europeo de 50 millones de euros centrado en el talento. Actualmente, con 25 años, Gala Gil es jefa de ventas y asociaciones en Triple (jointriple.com ), una startup fintech de Londres, de fidelización de entidades bancarias, un proyecto que comparte con Mario Navarro como socio.

Pau Garcia-Milà, vuelve a la carga

Tuvo su momento de gloria como uno de los emprendedores más procaces en el panorama nacional. Luego su estela se eclipsó por un tiempo y ahora, menos joven (33 años), el emprendedor barcelonés vuelve a la carga.

Formado en el Centre for entreprenurial learning de la Universidad de Cambridge y ESADE, Pau García-Milà empezó en el mundo de los negocios en 2006 con un proyecto denominado eyeOS, pionero en el desarrollo de soluciones de virtualización en cloud computing que acabó adquiriendo Telefónica. Simultáneamente fundó la red social Bananity junto a Sergio Galiano.

En el año 2014 creó IdeaFoster, una consultora de innovación orientada a ayudar a empresas a crear proyectos siguiendo metodologías usadas por startups. Fue adquirida por Canvia, empresa del grupo Advent Internacional, en 2018. Su último proyecto, en el que ahora está enredado, corresponde a Founderz , una plataforma online para enseñar a crear empresas además de dedicarse a dar conferencias sobre innovación y ejercer como docente en ESADE, donde es parte del equipo del Master en Digital Business.

A Pau Garcia-Milà le han distinguido con varios premios de primer nivel como Innovador del año (2011) y el premio Fundación Princesa de Girona (2010). Fue también distinguido como Innovador del año por MITs en 2011.En el ámbito de la comunicación, es autor de varios libros sobre innovación, ideas y comunicación, y contribuye a una gran cantidad de medios.

Juan Cartagena, Clara Fernández y David Gil referentes en la economía del envejecimiento

Juan Cartagena y Clara Fernández, además de matrimonio son cofundadores, junto a David Gil, del proyecto Hearts Radiant h. Expertos en la gestión del dolor crónico y la educación para la longevidad han desarrollado Rosita, una aplicación para móviles que propone a las personas de entre 60 y 80 años un plan de vida para mantener la vitalidad y la salud durante más tiempo. Su método está basado en el programa de longevidad del balneario de Cofrentes, ubicado en Valencia, que aglutina fitness, salud mental, nutrición y hábitos saludables, donde Clara es directora. La app funciona como un asistente personal con recomendaciones para retrasar la aparición de enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Al poco tiempo del lanzamiento de Rosita, en octubre de 2020, el equipo consiguió levantar una pequeña ronda de 430.000 euros y están ya en negociaciones para levantar otra nueva ronda de financiación al objeto de seguir investigando para demostrar que su metodología predice y extiende la longevidad saludable.

Antes del proyecto de Rosita, Juan Cartagena fundó Traity, un agregador de perfiles de redes sociales y webs de consumo colaborativo para certificar la fiabilidad de cada usuario. Traity consiguió recaudar más de 4 millones de dólares y alcanzó los 4,5 millones de usuarios y proyectos corporativos multimillonarios. Cartagena tiene un MBA de la Universidad de Chicago Booth y un MEng en Ingeniería Eléctrica de ETSIT UPM, en ambos casos con honores. Actualmente orma parte del consejo de la Asociación de Startups de Valencia.

Fran Villalba Segarra: un internet privado, seguro y sostenible

Fran Villalba Segarra nació en Valencia en el año 1997. Con 13 años aprendió a programar para entretenerse durante un verano que estuvo inmovilizado a causa de un accidente. Más adelante creó su propio servicio de hosting que acabó vendiendo y, más tarde, fundó otra plataforma para crear webs. Finalmente, tras estudiar el Bachillerato Internacional en Valencia, se marchó a Rotterdam a estudiar ADE.

Actualmente se centra en el desarrollo de un nuevo Internet, uno descentralizado y respetuoso con la privacidad de los usuarios, al que ha bautizado como Internxt. Como contaba a Emprendedores, Villalba Segarra concibió este proyecto como solución a uno de los grandes problemas que existen hoy en la red: el de la privacidad. También porque, como joven representante de una generación que aspira a mejorar el mundo, quiere usar su talento para generar un impacto positivo en la sociedad.

La idea de Internxt es contrarrestar el gran control que existe en internet por parte de unas pocas compañías las cuales “pueden recabar todo tipo de información sobre ti, muchísima más de la necesaria, bajo mi punto de vista”, declaraba Villalba Segarra.

Internxt ha creado ya su primer servicio, Internxt Drive: una nube, más privada, segura y ecológica. Con un modelo de negocio freemium, similar al de sus competidores, y una app que está disponible en versión móvil, web y escritorio, tanto B2B como B2C. Han desarrollado también Internxt Photos y están a punto de lanzar Internxt Send, para el envío de archivos de manera encriptada.

El fundador y CEO de esta nueva startup forma, con 23 años, parte de la lista ‘T500’ de The Next Web, que reúne a los 500 jóvenes más influyentes en el ámbito tecnológico, y fue nominado para el Forbes 30 Under 30 Europe 2018.

Pablo Vidarte: energía que sale de la naturaleza

Con 23 años, Pablo Vidarte es uno de los emprendedores españoles de éxito dentro de la tecnología como Inventor y desarrollador de Bioo, un proyecto líder de Arkyne para la generación de electricidad a partir de la fotosíntesis de las plantas. Empezó a programar videojuegos a los 12 años a los 14 años fundó su primera empresa.

El objetivo de Bioo es ir sacando productos cada vez más complejos y voluminosos. En sus planes está creación del futuro panel Bioo que se instalaría debajo del césped de jardines o parques para producir electricidad de forma autónoma de las propias plantas.

Desde su fundación, Bioo ha recibido el apoyo económico de la Unión Europea, con más de un millón de euros en financiación para investigación y desarrollo, así como del Gobierno de España y otras inversiones privadas. Pablo Vidarte fue invitado por el Gobierno para representar a España en la Expo Universal de Energías del Futuro de 2017 con Bioo. Actualmente la compañía cuenta con espacios de laboratorio, oficinas, talleres y un modelo de franquiciado internacional.

Uriel Romero: cambiar la educación

También de Uriel Francisco Romero Redondo se cuenta que a los 11 años estaba montando páginas web y lanzando proyectos como Stuvoz, una plataforma para profesores y padres de alumnos que evaluaba colegios mediante opiniones y con la que ganó una edición de startup weekend en 2012, y Qnoow, también dirigida al mundo de la docencia. Más adelante fundó la ONG ODRE para promover un cambio real en el sistema educativo y ahora es Nekuno el proyecto que le absorbe. Se trata de una app que, gracias al uso de la inteligencia artificial, conecta a personas con empresas y otras personas con gustos e intereses afines. Por ello este joven madrileño figuró también en la lista Forbes “30 under 30”.  Uriel Romero se presenta como autodidacta y emprendedor social.

Angela Cabal y Javier Aracil: el maravilloso nicho de los regalos

Ángela y Javier, además de diseñadores, están casados.  La idea de crear Mr. Wonderful surgió precisamente cuando ambos planificaban su boda, nicho en el que hallaron su oportunidad de negocio. Lo que fue concebido en su origen como una tienda online de regalos de boda fue creciendo de la mano de su CEO, Paty Cabal, y aumentando las colecciones y artículos que diseñaban. A día de hoy, cuentan con una plantilla que superar las 150 personas y rondan los 30 millones de facturación. Después de 12 años de recorrido, los fundadores de Mr. Wonderful ya no son tan jóvenes, pero continúan siendo un referente para los que empiezan en esto del emprendimiento.

Álvaro Millán y María Ruiz: superpoderes para los invidentes

Al joven cordobés Álvaro Millán le vino la idea de negocio a la cabeza viendo a a Marcelo Lusardi, un ‘skater’ argentino que apenas ve unas sombras hacer piruetas patinando con la ayuda de un bastón. Esto le impulsó a crear Tuso junto a su compañera María Ruiz. El proyecto se orienta a la ayuda en la movilidad de los invidentes utilizando el sentido del tacto como medio de transmisión de información. Para ello se apoya, como el bastón de Lusardi, en la tecnología háptica –la ciencia del tacto, por analogía con la acústica, del oído, y la óptica, de la vista–, el eje de su idea. “La tecnología háptica es aquella que te toca en lugar de que tú tengas que tocar. En Tuso entendemos la información háptica como una superpotencia. En la era de la información, tener una entrada de información alternativa podría considerarse una ventaja”, sostienen. El sistema que están desarrollando, permite trasladar rutas y recorridos al tacto de las personas invidentes a través de sensores. La idea ha cosechado ya distintos reconocimientos y cuenta con entidades colaboradoras de la talla de Fundación ONCE la Universidad de Málaga.

Gabriel Esteban, David Riudor Carlos Rodríguez Goin 

Fundada por David Riudor, Carlos Rodríguez Antón y Gabriel Esteban Gullón, todos con menos de 25 años, la startup catalana de finanzas sociales Goin cuenta con miles usuarios que recurren a la aplicación para aumentar sus ahorros. Goin App “es una aplicación para automotivar las finanzas de los usuarios de la era digital, los llamados digital aging. Este colectivo no ahorra porque sí, sino para alcanzar objetivos concretos, por ejemplo, comprar un iPhone 11. Nuestra solución conecta sus finanzas pensando en ese objetivo y les ayudamos a ahorrar de forma automática con la vista puesta en él”, declaraba a Emprendedores David Riudor, la cara más visible de esta startup. Según contaba a Emprendedores, a los 14 años cobraba más dinero que sus dos padres juntos. Y eso que el uno era fiscal y la otra una profesional de la sanidad. Y todo gracias a los espectáculos de magia que comercializaba a través de internet.

Goin App cuenta ya con un equipo de 29 personas, ha captado 8,3 millones de euros de los inversores y han conseguido que sus usuarios ahorren 1,1 millones de euros cada semana.