El capital humano es la fuerza que impulsa a cualquier compañía.
Muchas empresas no miden las consecuencias de un error en el reclutamiento de personal porque consideran que es un factor de menor importancia que no las puede perjudicar.

“Sin embargo, una selección equivocada tiene resultados directos y medibles que pueden afectar el desarrollo de las organizaciones”, sostiene el gerente general de la empresa reclutadora de talentos Downing Teal, Rodolfo León.

Destaca que el capital humano que constituye una empresa es la llave del éxito o del fracaso, razón por la cual es esencial contratar a un profesional cuyas competencias técnicas e interpersonales aporten valor a la organización y que su función sea acorde con la visión estratégica de ésta, de lo contrario tendrá que asumir las siguientes consecuencias de un error en el reclutamiento:

Baja productividad. Un empleado que recién ingresa a la empresa puede tardar meses en ser plenamente productivo, puesto que necesita tiempo para saber cómo ejecutar sus responsabilidades, cómo son las metodologías de trabajo, además de cómo comunicarse con las áreas y personas.

Retraso de los objetivos. Tener personal a cargo de posiciones estratégicas que no cuentan con la capacidad adecuada no generará un ingreso inmediato hasta que haya superado la curva de aprendizaje.

Costos. Hay empresas con una alta rotación de personal, lo que genera una considerable pérdida de dinero al año.

Problemas en el clima laboral. El estrés acumulado, la frustración de un mal resultado de trabajo y la demora en la integración de un trabajador nuevo en la empresa contribuirá a degradar el clima laboral para el personal en general.