Resumen

Las relaciones humanas con el conjunto de conductas, actitudes y respuestas que adoptan al interactuar con otras personas (Soria, 2004), lo que lleva a crear un vínculo social armónico propiciando el desarrollo individual e intelectual de los seres humanos. Actualmente se considera que las relaciones humanas son la base para tener un desarrollo eficaz en una organización.
Debido a la importancia que ha tomado este término, surge la inteligencia social que es considerada la ciencia de las relaciones humanas. El ser inteligentes en el ámbito social lleva a entender que quienes participan en una conversación adaptan sus comentarios según los sentimientos y palabras que se manifiesten durante ese lapso de tiempo, por lo tanto es necesario aprender a escuchar y con ello pensar lo que se va a decir sin afectar a las demás personas.
Quienes aprenden a percibir lo que los demás sienten y a saber cómo decir las cosas tienen un gran sentido de empatía ya que saben cómo actuar ante situaciones complejas ayudando que los demás se sientan en un ambiente de confianza y comprensión.
Las relaciones que se establecen con otras personas pueden ser primarias o secundarias; en la primera se establecen vínculos afectivos y en la segunda se limita al trato personal por cuestión de trabajo. Además de estos tipos de relaciones humanas, existen las relaciones humanas insatisfactorias, las cuales propician conflictos en el ambiente en que se desarrollan.
En cualquier organización existen las relaciones humanas, un ejemplo claro de ello son las instituciones de educación superior, donde los alumnos, docentes, directivos y padres de familia crean un vinculo de participación mutua con la finalidad de crear un ambiente sano para el desarrollo intelectual y social de cada uno de los que participan, por lo tanto es necesario propiciar relaciones sanas entre los alumnos y los docentes, ya que son quienes tienen mayor comunicación.

 

Introducción

El enfoque humanístico surge con la teoría de las relaciones humanas en los Estados Unidos a partir de los años treinta, siendo su principal exponente Elton Mayo. Su nacimiento fue posible gracias al desarrollo de las ciencias sociales, principalmente de la psicología y muy en particular en la psicología del trabajo, surgida en la primera década del siglo XX.

En los últimos años el  término relaciones humanas se ha popularizado, sin embargo, se han causado confusiones acerca de su significado. Se define a las relaciones humanas como el conjunto de conductas, actitudes y respuestas que adoptan los individuos  a través de la interacción con otras personas (Soria, 2004).

En este mundo globalizado muy poca gente trabaja sola; la  mayoría de las personas tienen contacto y relaciones con grupos de personas  como los clientes, proveedores, colegas, amigos, etcétera; por lo que se afirma que las relaciones humanas, se dan de manera natural, es decir, espontáneas.

Diversas ciencias como la psicología, sociología, administración, entre otras, han tomado como objeto de estudio las relaciones humanas, debido al interés que se tiene por comprender los mecanismos y formas en que los hombres interactúan.

En la actualidad surge el término de la Inteligencia Social que para el escritor Daniel Goleman es considerada como la ciencia de las Relacione Humanas; en base a esto, se aborda en el tema sobre lo que es la inteligencia Social en lo que consiste y lo que implica.

Se sabe que es importante tener relaciones humanas saludables, ya que por lo contrario se originaran problemas en los diferentes ambientes en los que se interactúe con las personas que están a nuestro alrededor. Estos problemas pueden ser tanto en la salud mental como en la orgánica afectando seriamente en el desempeño de las labores en el trabajo, escuela o en cualquier otro lugar.

En este trabajo se dará una  explicación sobre lo que son las relaciones humanas, y a su vez la importancia de estas, continuando con con los tipos de relaciones existentes entre los individuos, así también se hablara sobre la ciencia de las relaciones humanas, y lo que implica tener relaciones humanas insatisfactorias, para abordar finalmente en las relaciones humanas dentro de las instituciones educativas de nivel superior, haciendo énfasis en el impacto en la relación tutor-alumno.

Origen de la teoría de las Relaciones Humanas

Se origina por una necesidad de alcanzar la eficiencia en la producción dentro de una armonía laboral entre el patrón y el obrero, en razón a las limitaciones que presenta la teoría clásica, que con el fin de aumentar la rentabilidad del negocio llegó al extremo de la explotación de los trabajadores quienes se vieron forzados a crear sus propios sindicatos. Fue básicamente un movimiento de reacción y de oposición a la teoría clásica de la administración.

Concepto de Relaciones Humanas

Las relaciones humanas son el conjunto de conductas, actitudes y respuestas que adoptan los individuos  a través de la interacción con otras personas haciendo uso de la comunicación verbal y no verbal, lo que permite relacionarse de manera cordial y amistosa. (Soria, 2004)

Este tipo de relaciones están basadas principalmente en los vínculos sociales que entablan las personas y son básicas para el desarrollo individual e intelectual de los seres humanos.

Para establecer una buena relación con otras personas es necesario que exista comunicación, ya que por medio de ella se expresa emociones, sentimientos, problemas y experiencias vividas. Sin embargo, el tener un conocimiento de sí mismo, es decir, tener un concepto claro de lo que uno es, como actúa, y responde a ciertas situaciones de la vida diaria, cuáles son sus gustos, deseos, anhelos y limites, todo esto llevará a comprender mejor a las demás personas.

Importancia de las Relaciones Humanas

Actualmente se acepta que la base para un desarrollo eficaz de un equipo de trabajo o  grupo social esta cimentado en las relaciones humanas armónicas y funcionales de los individuos que interactúan entre sí.

Este término  lleva a explicar, predecir y evaluar  el comportamiento humano dentro de las organizaciones tanto para las que persiguen objetivos económicos como las que persiguen otras finalidades no lucrativas.

En base a esto, se puede decir que el proceso de las relaciones humanas lleva a que se establezcan relaciones agradables o desagradables, por lo que su finalidad es propiciar la convivencia entre los individuos  para satisfacer sus necesidades.

Debido a esto es necesario mejorar las relaciones y con ello evitar los conflictos que se deriven de estas, lo cual propiciara el logro de los objetivos planteados, sin embargo, no se debe de olvidar fomentar la convivencia, apoyando la comunicación y el manejo adecuado del conflicto.

Inteligencia social

La inteligencia social es considerada como la ciencia de las relaciones humanas, esta trata sobre ser inteligente acerca de las relaciones, es la parte interpersonal de la inteligencia. Significa percibir lo que la otra persona esta sintiendo, entender su punto de vista y la facilidad de tener interacciones sanas y efectivas. Se trata de tanto saber que está sintiendo una persona como actuar efectivamente basándose en ello. Afortunadamente casi todo esto es inconsciente. (Goleman, 2006)

La Inteligencia Social se ha considerado un caso particular de inteligencia, que se aplica al campo de las situaciones sociales. Las emociones son sociales, no se puede separar la causa de la emoción del mundo de las relaciones sociales. La empatía primordial es la capacidad de detectar las expresiones fugaces, con lo que captamos enseguida las emociones ajenas.

Goleman en su libro agrega algo más la  sintonía como una atención que supera la empatía, es la presencia sostenida de la atención de una persona sobre otra: “Todo el mundo puede ejercitar y mejorar su capacidad de sintonizar prestando simplemente más atención” (Goleman, 2006). Con prestar un poco más de atención se puede convertir un monólogo en una conversación. Si esta conversación es en ambas direcciones, se establece un diálogo auténtico. Los participantes en la conversación adaptan sus comentarios a los sentimientos y a las palabras que se manifiestan. Cuando una persona esta ensimismada o preocupada, se advierten menos las necesidades y los sentimientos de los demás, dificultando la empatía.

La “exactitud empática” es la  habilidad más importante de la inteligencia social. Se sienta en una empatía básica, sobre la cual es posible una comprensión explicita de lo que otros piensan o sienten.

La falta de sincronía es lo que obstaculiza nuestra competencia social y dificultad nuestras interacciones. Se necesitan habilidades de autocontrol, empatía, conocimiento del mundo social, que permiten modular el impulso agresivo, es necesario interpretar bien lo que la otra persona está sintiendo, porque hay que calibrar la fuerza mínima necesaria, adaptarse mejor a las normas de cada situación. “El tacto equilibra la expresividad, una discreción social que nos permite adaptarnos más adecuadamente a nuestro entorno, sin que nuestra conducta genere tantas olas adversas a nuestro alrededor (p. 137).

Empatía

La empatía según Daniel Goleman es considerar los sentimientos ajenos, saber cómo decir las cosas, como actuar y entender el punto de vista de cada uno de los miembros del equipo. También es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la vida de otra persona. (Goleman, 2000)

Para poder ser empático es necesario considerar que el ABC de la Inteligencia Emocional es la ciencia del YO. Las destrezas emocionales incluyen el autoconocimiento, la identificación, la expresión y el manejo de los sentimientos, el control de los impulsos y las gratificaciones demoradas. El manejo del estrés y la ansiedad. Una habilidad clave para el control de los impulsos es conocer la diferencia entre sentimientos y acciones.

La empatía es un elemento clave para generar relaciones humanas y con ello mejorar el ambiente social donde nos desarrollamos, y a su vez propicia una buena comunicación en el trabajo, en las instituciones, familia y grupo de amigos evitando con ello, enfrentamientos que puedan perturbar la vida propia de los demás.

Tipos de relaciones humanas

Relaciones Primarias

Son de carácter íntimo y se incluye la mayor parte de la personalidad del individuo, este tipo requiere más tiempo y contacto con las personas, lo que propicia lazos más estrechos de afiliación, por lo tanto, las tareas a desarrollar se harán de manera efectiva.

Este tipo de relación se toma en cuenta los sentimientos que se experimentan, y surge un interés en la persona como compañero, amigo o en su defecto como novio.

Relaciones Secundarias

Son superficiales y no implica amistad íntima entre las personas, se establecen por las funciones que se desempeñan, por lo cual, son las que surgen con mayor frecuencia.

Ejemplo: Relación que se establece entre un médico y su paciente.

Cabe mencionar que una relación que empezó como secundaria, puede convertirse con el paso del tiempo en primaria, sin dejar de ser también secundaria.

Relaciones Humanas Insatisfactorias

El ser humano desde sus inicios ha vivido en una sociedad, de allí surge el requerimiento de tener relaciones humanas armónicas. En efecto todo el mundo sabe muy bien de lo satisfactorio y placentero que es contar con buenas relaciones humanas y de la tragedia que significa no tenerlas.

El tan inquietante y comentado “stress” (tensión) en los seres humanos es de manera predominante la consecuencia de experiencias de relaciones humanas perturbadas que implican una amenaza claramente comprobada de problemas de salud tanto mental como orgánica.

De acuerdo a lo anterior, se puede decir que los trastornos mentales funcionales (neurosis, inhibiciones, depresión, psicosis funcionales) dependen esencialmente de las problemáticas en las relaciones humanas. Incluso, el fracaso en los estudios o “fracaso escolar”, descartando el factor capacidad intelectual, deriva en la mayoría de los casos de relaciones humanas perturbadas del estudiante con sus familiares o con sus profesores.

Las relaciones humanas dentro de las instituciones de Educación Superior

Las instituciones educativas son un sistema social y como tal las personas que interactúan dentro de estas, ya sean los profesores, padres y alumnos buscan alcanzar sus objetivos mediante un esfuerzo mutuo.

El ambiente en el cual interactúan es cambiante y dinámico, es decir, cada una de las partes va cambiando conforme las situaciones que se presenten ya que son independientes, sin embargo, se influyen entre sí, lo que trae consigo cambios en el ambiente en el cual se relacionan. (Lizano, Rojas & Campos, 2002)

Dentro de cualquier organización la estructura, tecnología y el ambiente, son elementos importantes en el comportamiento organizacional, las personas que la integran, como seres pensantes y con sentimientos, constituyen el centro de las organizaciones.

En este caso, las instituciones de educación superior son un lugar donde los alumnos interactúan con maestros, compañeros y directivos lo que lleva a que exista una comunicación más amplia, sin embargo, desde hace tiempo atrás  ha tomado mayor importancia la relación que se tiene entre el alumno y el tutor ya que esto origina que los maestros se conviertan en una guía para cada alumno, evitando con esto que muchos jóvenes deserten su licenciatura, debido a los problemas que se presenten a lo largo de su estancia en las instituciones educativas

Es por ello que es necesario que exista una buena relación entre el alumno y el tutor, sin desviarse del punto clave que es ofrecer un apoyo de asesoría con la finalidad de encontrar alternativas para solucionar problemas ya sean académicos o en su defecto personales, que propicien la deserción.

Relación Tutor-Alumno

Como ya se mencionó anteriormente las relaciones humanas son de vital importancia en cualquier lugar donde se interactúe con diferentes personas, en este caso se hace énfasis en las relaciones que se establecen en las instituciones de educación superior, por lo que se aborda en especial la relación Tutor-Alumno dentro de este tipo de instituciones educativas con la finalidad de poder comprender la importancia de este tipo de relación existentes en cada aula de clases.

Para entablar este tipo de relación es necesario llevar a cabo una tutoría, la cual es una actividad de carácter formativo que incide en el desarrollo integral de los estudiantes universitarios en su dimensión intelectual, académica, profesional y personal para mejorar la calidad educativa. Su importancia radica en orientar a los alumnos a partir del conocimiento de sus problemas y necesidades académicas, así como de sus inquietudes y aspiraciones profesionales. (Padilla, 2014)

En las instituciones de educación superior, los programas de tutoría son recientes y surgen con el objetivo de coadyuvar principalmente en la solución de los problemas de deserción, abandono de los estudios, rezago y baja eficiencia.

La labor y las acciones de la tutoría se sustentan en el establecimiento de un vínculo especial entre docente y alumno; es una relación humana afectiva que va más allá de la labor académica; un vínculo que abre un nuevo espacio en el que se va a conocer al alumno en otras dimensiones, se le va a acompañar y orientar en otros aspectos de su vida personal, y para lograrlo se requiere de la confianza, la comunicación, la comprensión y el respeto de ambas partes.

La relación tutor-alumno es el encuentro entre dos personas, cada una con su propia historia de vida, con sus características, pensamientos, sentimiento, expectativas y aspiraciones.

Por lo tanto las labores de los tutores deben abocarse a:

1. Conocer las inquietudes, preocupaciones, temores, intereses, gustos y preferencias de los alumnos.

2. Comprender que cada alumno es una persona independiente y autónoma que tiene su propia individualidad y personalidad.

3. No dejar que el alumno tome las decisiones de acuerdo a sus criterios, se debe de ayudar a encontrar las mejores decisiones

4. Ser siempre sincero con el alumno

5. No pretender cambiarle la vida

6. Considerar el trabajo cooperativo con los demás docentes y con los padres de familia para que comprendan y orienten a los jóvenes a la solución de sus problemas.

El papel que juega el tutor en la formación integral de los estudiantes es actualmente de suma importancia, en virtud de los cambios a los que los alumnos deben de adaptarse en este nivel educativo. Cuando el tutor cumple realmente con su papel y está consciente y preparado para guiar y orientar al estudiante, en su desarrollo académico, intelectual, profesional y personal, convierte su función en una herramienta fundamental para ayudar a los estudiantes a ser integrales y preparados para enfrentar en todos los aspectos lo que se presente en su vida profesional y personal.

Conclusión

Las relaciones humanas surgen desde el inicio de la aparición del hombre, lo que ha originado que tome importancia para poder interactuar en un ambiente saludable, por lo que se asegura que es la clave para el éxito y logro de objetivos.

Es importante conocerse así mismo, para que a su vez se logre entender a los demás y desarrollar el sentido de empatía. Cabe señalar que las relaciones humanas propician entablar relaciones con los personas que nos rodean ya sea en el trabajo, escuela o en su caso con un grupo de amigos.

En este caso las instituciones de educación superior juegan un papel importante en las relaciones humanas, ya que son en estas donde se intenta formar a profesionistas con diversas capacidades, debido a esto desde hace años se ha asignado a un tutor grupal o individual en cada grupo de clases con la finalidad de orientar y facilitar el desarrollo de diversas habilidades y capacidades de cada alumno sin dejar a un lado los ideales y sueños de cada estudiante.

La relación alumno-tutor ha tomado mayor importancia ya que en este tipo de relaciones se logra orientar a los alumnos, logrando que estos desarrollen mayores habilidades y destrezas así como también se busca solucionar problemas que afecten su desempeño escolar.

Es por esto que es importante que las instituciones educativas deban ocuparse en capacitar a sus tutores para que aprendan a conocer a sus tutorados desde diferentes puntos de vista: emocional, social, humano, académico, etc. para que desde el inicio, su relación se dé en un ambiente cálido y de confianza, que anime al alumno a seguir bajo la orientación de su tutor durante toda su estancia en la institución y aún después.


Bibliografía

Goleman, D. (2000). La inteligencia emocional. México D.F: Ediciones B México, S.A. de C.V.

Goleman, D. (2006). La inteligencia social. España: Editorial Planeta de Libros

Lizano, N., Rojas, N. & Campos, N. (2002). La administración escolar para el cambio y mejoramiento de las instituciones educativas. Costa Rica: Editorial de la Universidad de Costa Rica

Soria, V. M. (2004). Relaciones Humanas. México D.F: Limusa

Padilla, A. V.  (2014). Qué se necesita para una relación tutor-alumno, fuerte y duradera. Recuperado el 03 de Febrero de 2015 desde:


Profesora de la Escuela Superior de Tlahuelilpan.

Alumna de la Licenciatura en Administración de la Escuela Superior de Tlahuelilpan.