Alfredo Luna Victoria Vereau

Griela Pérez Paredes, diseñadora de profesión, siempre tuvo la intención de que su hija Agustina no se criara únicamente con las muñecas o princesas de moda. Para ella, cusqueña de nacimiento, era muy importante que su pequeña creara un lazo con sus raíces.Buscando formas para que su engreída comprendiera el valor de sus orígenes, Griela confeccionó coloridas polleras para que ella las usara a diario. De esta forma, en 2014, la modista inició el sueño del negocio propio con Las Polleras de Agus, un emprendimiento social que tiene como objetivo rescatar el valor de los bordados andinos.

“Quería que mi hija sea una niña con identidad. Nunca imaginé que esto se convertiría en un boom. Rápidamente, mamás, amigas y primas comenzaron a pedirme polleras iguales a las de Agustina. Les encantó la idea y así empezó todo”, cuenta.

“Las mamás estaban muy acostumbradas a vestir a sus hijas con diseños de princesas de la cultura occidental y no había una valorización de lo nuestro. Creo que generamos una ruptura en los hábitos de consumo. Las polleras eran una prenda un poco olvidada y hasta incluso despreciada. Hemos logrado que tengan un lugar especial en el guardarropa de las niñas y, en general, en el de todas las edades”, agrega Griela.

Para la emprendedora, una de las mayores fortalezas de su negocio es la oportunidad que brinda de visibilizar el trabajo de la comunidad de artesanos de las distintas provincias del país.

“Somos una marca de moda sostenible. Nuestro trabajo con las artesanos beneficia a más de 13 familias en Ayacucho, Puno, Huánuco, Huancayo, Cusco, Pucallpa, entre otras localidades. Viajo constantemente para coordinar con ellos. Se trata de una cocreación. Ellos se encargan de bordar las prendas y nosotros nos encargamos de la confección”, asevera.

CASO+ÉXITO

En sus más de cinco años en el mercado, Griela Pérez amplió la línea de productos de Las Polleras de Agus con carteras, vestidos y zapatos.

Griela posa orgullosa con sus productos. (Atoq Ramón/GEC)¿Cuál fue la dificultad más grande a la que se ha enfrentado?

Ha sido difícil romper los hábitos de consumo. Sin embargo, cada vez más peruanos deciden romper con las tendencias actuales y valoran lo nuestro.

¿Cuál es la mayor fortaleza que tiene su emprendimiento?

No solo vendemos polleras, sino que también brindamos a las personas la posibilidad de sentir la experiencia de volver a conectar con nuestros orígenes.

¿Qué tan importante es el papel de las redes y los canales de venta digitales?

Los negocios deben trabajar en esto. Es algo imprescindible hoy en día. Un buen manejo de redes o una página web pueden generar más ingresos que un nuevo local.

¿A qué tipo de financiamiento recurrieron?

Desde el inicio, Las Polleras de Agus se financió con ahorros y capital propio. Conforme sigamos creciendo como marca, la idea es recurrir a otras alternativas.

RECOMENDACIÓN PARA EMPRENDER

“Hay que empezar a buscar ideas de negocio con lo nuestro y olvidémonos de imitar lo de afuera”, dice Griela Pérez.

PROYECCIONES A FUTURO

Las Polleras de Agus espera continuar posicionándose en el mercado nacional y pronto llevar sus productos al extranjero.

LO QUE SE NECESITA.

Para Griela, es imprescindible tomara cada oportunidad para reinventarte y no esperar resultados al instante.

DATOS:

¿Dónde? Las Polleras de Agus tiene un local en la capital (YOY Lima Box Park, tienda 103B, Surco) y otro en Cusco (Plazoleta Santo Domingo 285, Centro Histórico). 

Redes. También puede encontrar sus productos en Facebook (www.facebook.com/laspollerasdeagus/) e Instagram (@laspollerasdeagus).