La crisis sanitaria genera una situación inédita en el sistema financiero y las microfinancieras son las que tienen el mayor impacto (negativo),  señaló Enrique Díaz, socio fundador de Mercado de Capitales, Inversiones y Finanzas (MC&F).

Refirió que era previsible un deterioro de cartera (créditos impagos), por lo que recomendó que la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) evalúe con cuidado la gravedad del caso, por si se necesita un régimen de salvataje (del Estado).

De las 53 entidades financieras que operan en el país, 48 registraron pérdidas y caídas de sus utilidades, entre bancos, cajas municipales y rurales, y financieras.

Díaz dijo que no se podrá salvar el 100% de la cartera deteriorada porque hay empresas, sobre todo, microempresas, que quebraron, o gente que perdió el empleo, y no podrán honrar sus obligaciones crediticias. “Ojalá se salve entre el 70% y 80%, el restante es pérdida, que se refleja en los estados financieros. Se tiene que analizar  para determinar si se da una suerte de rescate, en algunos casos, para aliviar el impacto de la crisis”, precisó.

Pero, indicó que es prematuro, aún, saber la situación de cada una de las microfinancieras, pero se les debe poner atención por la salud del sistema financiero y evitar “un contagio”.

Flexibles. En tanto, Juan José Marthans, director del área de Economía del PAD-Escuela de Alta Dirección de la Universidad de Piura, explicó que, para amortiguar el impacto del Covid en las entidades financieras (EF), recomienda redefinir Reactiva 1 y 2, para ampliar los períodos de gracia y de reprogramación, “y dar más espacio y respiro a los flujos de caja de las empresas”. “También se debe evaluar Reactiva 3 para las empresas que generan el mayor número de empleos”, precisó.

Una segunda medida, según señaló, de forma temporal, es flexibilizar la política de provisiones para evitar que se aumente el costo del crédito, con lo que se dará un respiro a las entidades financieras.

“Eso debe ser evaluado por la SBS, para pasar el bache transitorio por la crisis de la pandemia”, manifestó.

“Las provisiones encarecen, en extremo, el costo del crédito y tienden a debilitar la posibilidad de capitalización de los bancos”, dijo.

Transparente

Marthans cree que, en un contexto de crisis sanitaria,  se debe impulsar una mayor información sobre las tasas de interés de todas las  EF para potenciar la competencia.