Jose Carlos Botto Cayo

En el año 2011 luego de un largo viaje que duro aproximadamente 13 años, regrese a radicar a Lima nuevamente. En esta etapa de mi vida, con el fallecimiento de mi padre poco menos de un año mientras radicaba en el extranjero y luego de algunas cosas personales, tomo esas vivencias y escribo el poema “Las campanas”.

El poema narra la historia de un amor que se quiebra en el camino, algo muy profundo que deja huellas en una persona hasta el punto de dejarlo vacío. Esto lo vemos en espacios dentro del poema como: “Soy la campana de una iglesia abandonada”. Esto es la gran desolación que siente la persona al haber acabado una relación que fue muy importante en su vida.

Una persona que busca encontrar en el destino algo que lo haga sentirse completo nuevamente. Sin embargo el camino de la soledad lo abruma hasta llegar a convertirse en un ángel sin alas.

El dolor y la desesperanza son tan grandes, que se convierte en un ser abandonado por el mundo y sus creencias. Esto llega a llevarlo a sentir que su destino y esperanzas de vivir han sido profanados por el dolor hasta sentirse de la siguiente manera:

“Mi iglesia, hoy profanada
a dejado sus colores
asfixiada por grafitis desiguales
que cuentan historias del mañana”

Este poema toma un nuevo aire gracias a la colaboración del músico Joni Chiappe, quien hace unos arreglos de campanas y le da un sonido muy especial. De esta forma el poema adquiere una atmósfera que llena de significado el poema.

El 13 de mayo del 2022 en un recital poético musical, se unen por primera vez Jose y Joni para poner en escena “Las campanas”, esto durante el primer evento de Poetas del Bicentenario. Este se llevo a cabo en el teatro Julio Ramón Ribeyro del distrito de Miraflores.