Los mercados financieros han vuelto a fallar en su apuesta y lo están pagando. Como ya hicieron con el Brexit, apostaron en contra de la opción que finalmente se ha impuesto, esto es, apoyaron a Hillary Clinton y se mostraron muy contrarios a Donald Trump. Por eso, la victoria del candidato republicano está provocando las mayores caídas bursátiles desde que Reino Unido decidió romper su relación con la Unión Europea y que, en el caso del Ibex, rondan el 3% de pérdida.

En el resto de Europa la situación es similar, siguiendo así la estela de los mercados asiáticos. El Nikkei de la Bolsa de Tokio ha cerrado con una caída del 5,36% y el Ministerio Japonés de Finanzas, el Banco de Japón (BoJ) y la Agencia de Servicios Financieros (FSA) del país asiático están reunidos de emergencia con el objetivo de estudiar una respuesta inmediata para lograr la estabilidad de los mercados financieros.

Mientras, el Hang Seng de Shanghai se ha dejado un 2,83%. Y en Estados Unidos, los futuros del Índice Standard and Poor’s de la Bolsa de Nueva York caen un 4%, lo que implica que el mercado estima que ese índice, que agrupa a las 500 mayores empresas cotizadas de EEUU.

Sin embargo, si hay un activo que está reflejando el temor que provoca la victoria de Trump es el peso mexicano. La divisa del vecino del sur de Estados Unidos se está hundiendo un 12% por los temores de que Trump inicie una guerra comercial con ese país. Paradójicamente, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, es el único jefe de Gobierno que se ha reunido con Trump. Fue en septiembre, en un controvertido encuentro que no reportó ninguna ganancia política a Peña Nieto, y que acabó cobrándose la cabeza política del promotor de la idea, el ministro de Finanzas Luis Videgaray.

También el oro y la deuda alemana, activos refugio por excelencia, están recogiendo la incertidumbre que genera la victoria republicana. El oro se aprecia un 2,5%, mientras que el interés del bund alemán cae con mucha lo que, a su vez, provoca que la prima de riesgo de España roce los 120 puntos básicos.

“La victoria de Trump ha cogido por sorpresa a los mercados y creemos que la volatilidad va a seguir reinando en los mercados. Su falta de experiencia y lo impredecible de sus políticas son razón más que suficiente para moverse con cautela durante los próximos meses”, explica Stefan Kreuzkamp, CIO de Deutsche Asset Management.

Estos temores y cautelas tienen su origen, entre otros aspectos, en la intención de Trump de acabar con la independencia de la Reserva Federal de Estados Unidos, así como de iniciar lo que puede ser una guerra comercial con China.


Donald Trump, en su primer discurso tras el triunfo electoral: “Seré el presidente de todos”

Donald Trump derrota a Clinton y gana la presidencia de EE.UU.

Trump y el reino de la imprevisibilidad para América latina


elmundologo

LEAVE A REPLY