La organización aseguró que los productores estadounidenses se estaban beneficiando de subsidios, incluidos créditos fiscales, subvenciones y garantías de préstamos.

La Unión Europea (UE) decidió mantener sus aranceles sobre el biodiésel proveniente de Estados Unidos durante cinco años más, luego de concluir que su supresión conduciría, probablemente, a un incremento de las importaciones a precios artificialmente bajos.

De acuerdo a un comunicado del diario oficial de la UE recogido por la agencia Reuters, estos aranceles, que se impusieron en el 2009, continuarán hasta 2026.

La Comisión Europea a cargo concluyó que los productores norteamericanos podrían aumentar a plena capacidad y también desviar las ventas de algunas de sus exportaciones de mercados menos rentables a la Unión Europea, el mercado más grande del mundo.

Además, advierte que los productores estadounidenses ya estaban vendiendo a terceros países a precios inferiores a los de Estados Unidos, lo que significa que “estaban siendo objeto de dumping”.

“Los derechos antidumping oscilan entre cero y 198,0 euros (235,36 dólares) por tonelada, y los derechos relacionados con las subvenciones de 211,2 a 237,0 euros por tonelada. Los derechos no son acumulativos, por lo que se aplica la tasa más alta de las dos formas de derechos”, señala el anuncio de la organización.