Isabel II, la reina de Inglaterra, se ha contagiado de COVID-19 a sus 95 años, anunció este domingo el Palacio de Buckingham. En un comunicado, la Casa Real británica señaló que la monarca tiene “síntomas leves similares a un resfriado”, pero prevé continuar realizando “tareas ligeras” esta semana.

La noticia se conoce diez días después de que se anunció que su hijo Carlos, el príncipe heredero, dio positivo por COVID-19 después de haber estado junto a la reina.

La reina “seguirá recibiendo atención médica y seguirá todas las pautas apropiadas”, agregó el comunicado real.

Isabel II reanudó hace cinco días sus actividades oficiales —tras haber estado en contacto con Carlos— con una audiencia virtual, en la que el embajador de España en el Reino Unido, José Pascual Marco, presentó sus credenciales ante la monarca.

El embajador acudió al Palacio de Buckingham, donde mantuvo la audiencia a distancia con la soberana, quien permanece en su residencia del castillo de Windsor (unos 40 kilómetros al oeste de Londres), donde ha pasado gran parte de la pandemia de coronavirus.

Isabel II celebró hace dos semanas el 70 aniversario de su acceso al trono tras la muerte de su padre, Jorge VI, aunque las celebraciones oficiales del Jubileo de Platino tendrán lugar en junio.

Según los medios británicos, la monarca ha recibido tres dosis de la vacuna contra la COVID, aunque esa información no ha sido confirmada por el Palacio de Buckingham.

Isabel II pasó tiempo junto a su hijo Carlos el 8 de febrero, poco antes de que este diese positivo por COVID, según la BBC.

La esposa del príncipe heredero y futura reina, Camila, también dio positivo por coronavirus, el pasado 14 de febrero.