El compromiso de trabajar por la reforma del sistema de justicia, así como fortalecer la lucha contra la corrupción, adelantó el nuevo titular del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Minjusdh), Fernando Castañeda Portocarrero, durante la ceremonia de transferencia del cargo.

Agregó que otra de las prioridades en su gestión será descentralizar y acercar a la población los servicios que brinda este portafolio.

El flamante titular del Minjusdh sostuvo, asimismo, que intensificará las visitas a los establecimientos penales, a fin de analizar la compleja situación en que se encuentran estos, que requieren de una serie de medidas, algunas de las cuales ya se están adoptando.

Decretos de urgencia

Al respecto, la autoridad resaltó los decretos de urgencia para aligerar el hacinamiento, como el D. U. N° 008-2020, que permite a las personas privadas de su libertad por omisión a los alimentos a salir libres si cancelan su deuda y pagan una reparación civil; y el D. U. N° 018-2020, que permitirá que los internos extranjeros cumplan condena en sus respectivos países.

Adelantó también que buscará mejorar los centros de rehabilitación juvenil, a fin de dotarlos no solo de infraestructura, sino también de instrumentos educativos, para alejar a los jóvenes del delito que cometieron y rehabilitarse.

En este contexto, dijo que impulsará las visitas de supervisión a las regiones del país para comprobar que los lineamientos se apliquen y recibir las inquietudes de la población; igualmente, la realización de las Caravanas de la Justicia, gracias a las cuales se ofrecen los servicios de justicia y se sostienen reuniones con las autoridades regionales, provinciales y locales.

Castañeda invocó a los colaboradores de este sector a trabajar bajo los principios de honestidad, profesionalismo y ética.

Decisiones importantes

El viceministro de Derechos Humanos y Acceso a la Justicia, Daniel Sánchez, destacó los logros y aciertos de la gestión de la ministra saliente, Ana Teresa Revilla Vergara. Subrayó la firma de tres decretos de urgencia, dos de los cuales contribuirán al deshacinamiento de las cárceles. Destacó, además, que más de 600 comunidades fueron atendidas en reparaciones colectivas el año pasado. “Eso es un hecho histórico en el país. En los más de 12 años que tenemos en política de reparaciones, por primera vez se atiende a ese número de comunidades campesinas y nativas tan olvidadas”.