Durante celebración del tedeum, insta a no quedarse atrapados en las querellas del pasado.

EFE

El presidente Sebastián Piñera afirmó ayer, al término de la celebración del tedeum ecuménico celebrado en Santiago con motivo de las Fiestas Patrias, que la Iglesia católica chilena “sabe mejor que nadie” que se equivocó en relación con los abusos sexuales que afectan a esa institución.

“Con respecto a los que reclaman por los abusos que se han cometido en nuestra Iglesia, yo creo que la propia Iglesia sabe, mejor que nadie, que se equivocó”, recalcó el mandatario ante la consulta de los periodistas.

El presidente agregó que espera “que la Iglesia de nuestro país pueda no solamente enfrentar, sino que también superar los tiempos oscuros que vivió cuando se cometieron tantos abusos sexuales contra nuestros niños y nuestros jóvenes”.

Piñera señaló que los chilenos no tienen que quedarse atrapados en las mismas divisiones y querellas del pasado.

“Nuestra generación no tiene derecho a traspasar a nuestros hijos y a nuestros nietos los mismos odios, las mismas querellas que tanto nos dividieron y tanto daño nos causaron en el pasado”, añadió.

El presidente del Senado, Carlos Montes, señaló al término del acto ecuménico que “obviamente que tiene que haber un saneamiento. La Iglesia está reconociendo; sin duda, faltan más reflexión, más profundidad y más medidas porque esto no puede continuar”, manifestó.

Dijo que también fue clarísimo el llamado para acoger a los miles de inmigrantes que han llegado a Chile.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández, afirmó que lo de ayer fue un acto republicano de todos los credos, no solo de la Iglesia católica.

“Claramente, siempre es importante pedir disculpas a las víctimas de abuso. Creo que hay un largo camino por recorrer, no solo son disculpas, sino también la justicia para que nunca más ocurran esos casos en Chile”, agregó la legisladora.

En tanto, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, indicó que le pareció positivo el discurso del monje benedictino Benito Rodríguez.

“Es una señal bastante significativa que hayan escogido un sacerdote con estas características para hablar. Creo que lo hizo con la perspectiva y profundidad que un tema de esta envergadura necesita”, agregó.